Así lo informaron este miércoles los arqueológos del proyecto hidroeléctrico Reventazón, quienes vienen realizando los estudios desde 2006, con la supervisión y aprobación de la Comisión Arqueológica del Museo Nacional.

"Los hallazgos sugieren la presencia de asentamientos humanos de 12.200 años de antigüedad, corroborados por el análisis del radiocarbono", dijo el coordinador de arqueología del proyecto, Luis Hurtado.

Las excavaciones tuvieron lugar en el cantón de Siquirres (Limón), en ambas márgenes del río Reventazón, en una zona en que se desarrolló la cultura cabécar.

En total se localizaron 66 sitios arqueológicos y en ellos “se encontraron elementos funerarios, petroglifos, basamentos de viviendas, calzadas, herramientas de piedra, alfarería, cerámica y utensilios para alimentación", según el informe.

También objetos utilizados en cacería, recolección de recursos del bosque, producción artesanal, tallado de herramientas y prácticas agrícolas, agrega el comunicado del ICE.

Según Hurtado, los objetos recopilados proporcionan información valiosa sobre los modos de vida y la cultura de los antiguos habitantes de la Vertiente Atlántica de Costa Rica, y sobre cómo esta cultura evolucionó a lo largo de los milenios hasta el período cercano a la conquista española (finales del siglo XV).

Algunos materiales serán entregados al Departamento de Protección del Patrimonio Nacional, pero algunos se mantendrán en el sitio porque por sus dimensiones y peso no pueden ser movilizados, explicó el comunicado.

El proyecto hidroeléctrico construirá un centro de información sobre el sitio arqueológico en las instalaciones de la futura planta hidroeléctrica.