Esta campaña solicita al Poder Ejecutivo que se regule el etiquetado de productos que contengan ingredientes de organismos genéticamente modificados (OGM), más conocidos como transgénicos. Esta iniciativa cuenta ya con el respaldo de más de 14 mil personas que han firmado a favor del etiquetado obligatorio, y espera seguir recolectando más firmas hasta que se logre el decreto ejecutivo respectivo.

Los transgénicos son plantas o animales que contienen en su código genético elementos que no le son propios. Por ejemplo, maíces con genes de bacterias, salmones con genes de anguila o soya con genes resistentes a herbicidas.

El especialista Jaime García señala que lo que se pide al gobierno es que haga efectivo “el derecho a elegir de los consumidores de manera informada, y esto solo es posible hacerlo por medio de la indicación obligatoria de las palabras “contiene transgénicos” en la etiqueta de los alimentos que posean ingredientes de esta naturaleza”.

Más de 60 países alrededor del mundo ya hacen valer este derecho universal a poder elegir de manera informada los productos de consumo humano y animal. Este derecho básico ya es implementado en todos los países miembros de la Unión Europea, en Rusia, Japón, China, Brasil, Ecuador, y Australia, y muchos más.

Según señalan en su sitio web, la campaña se basa en el derecho que todo ciudadano tiene a elegir de manera informada, derecho consagrado por la misma Constitución Política de Costa Rica en su art. 46, así como en el art. 43 del reglamento a la Ley 7472 Ley de Promoción de la Competencia y Defensa Efectiva del Consumidor, que establece que: “Es obligación del comerciante informar, clara, veraz y suficientemente, al consumidor, de todos los elementos que incidan directamente en su decisión de consumo”, siendo este uno de ellos.

La Federación Nacional de Asociaciones de Consumidores (Fenasco), así como la asociación Consumidores de Costa Rica se han manifestado a favor de esta campaña, y llaman a que más gente de adhiera a ella. De igual forma han dado su adhesión a esta iniciativa, entre otras, la Red de Coordinación en Biodiversidad y COECOCEIBA Amigos de La Tierra.

Para Mariana Porras “exigir el etiquetado se fundamenta en el deber del Estado y sus diferentes instituciones de garantizar nuestro derecho a tener información oportuna, clara, completa y veraz, especialmente sobre lo que comemos.”

La campaña insta a todas las personas a sumarse a esta iniciativa a través de las redes sociales, solicitando apoyar esta solicitud con su firma, para que el Poder Ejecutivo decrete el etiquetado obligatorio de los alimentos que contengan ingredientes transgénicos, y así poder ejercer nuestro derecho a elegir de manera informada los productos con los que nos alimentamos. Esto puede hacerse tanto de manera física como virtual (en: accionesbiodiversidad.org/?p=54).

Diputados apoyan etiquetado de transgénicos

En el marco del Día Mundial del Consumidor los diputados del Frente Amplio le recordaron al presidente Solís sobre “su compromiso -de cara a la segunda ronda electoral- en relación con los organismos genéticamente modificados o transgénicos” (09-05-14), para que mediante un Decreto Ejecutivo se exigiera en el etiquetado de los alimentos que contienen ingredientes de origen transgénico, un aviso con la información precisa.

Esto, porque han sido reconocidos los riesgos para la salud que van desde alergias hasta cáncer. Por ejemplo, el glifosato, un químico utilizado en los productos modificados genéticamente, ya fue declarado potencialmente cancerígeno en humanos.

“Ante estos riesgos, en la Fracción del FA, consideramos que las personas consumidoras tienen el derecho, incluso reconocido por la Constitución Política, de tener información adecuada y veraz sobre los componentes de los alimentos que consumen. En general, la población tiene derecho a rechazar el consumo de transgénicos, si no está dispuesta a asumir los riesgos asociados”.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró el Día Mundial de los Derechos de los Consumidores en el año 1983, cuya celebración conmemora el discurso dado por el presidente John F. Keneddy el 15 de marzo de 1962 para reconocer al consumidor como un elemento fundamental dentro del proceso productivo. Desde entonces, el 15 de marzo se trata de una jornada en la que se ponen de manifiesto todos los derechos que tenemos los ciudadanos a la hora de comprar y de elegir los productos que queremos consumir.