Según lo publicado en la página de Facebook de Copinh en Intibucá, Nelson Noé García fue muerto a tiros "a manos de dos personas desconocidas".

"Lamentamos tener que informar que el compañero Nelson García fue asesinado cuando llegaba a la casa de su suegra a almorzar, luego de haber estado toda la mañana ayudando a mover los enceres de las familias desalojadas de la comunidad de Río Chiquito", aseguró la organización a través del comunicado.

"El asesinato ocurrió en el marco del desalojo efectuado contra la comunidad de Río Chiquito (…) en el cual aproximadamente 100 policías, 20 efectivos de la policía militar, 10 del ejército y varios de la DGIC invadieron el territorio recuperado por 150 familias", explicó Copinh, asegurando que se utilizaron tractores y maquinaria pesada para proceder con el desalojo.

En Costa Rica, defensores de los derechos humanos han pedido a organismos internacionales de Derechos Humanos que atiendan la crisis humanitaria que sufren muchas comunidades acosadas por grandes empresas con intereses económicos sobre sus recursos naturales y la represión de las fuerzas policiales y militares de Honduras.

Versiones encontradas

Según la Secretaría de Seguridad de Honduras, de la que depende la Policía Nacional, el desalojo se desarrolló "de manera pacífica".

Sin embargo, la Policía Nacional, a través de la Secretaría de Seguridad, aseguro que el desalojo se desarrolló "de manera pacífica, tras establecerse diálogo con los dirigentes" y que la "muerte violenta" de García ocurrió alrededor de las 11:30 am, en otro barrio y municipio y "no guarda ninguna relación con el desalojo realizado en la aldea Tilapia.

"En un caso completamente aislado, la muerte lamentable del señor Nelson García se produjo después de ser atacado por dos desconocidos cuando salía de su casa de habitación ubicada a unos 20 kilómetros de distancia del sitio donde ocurrió el desalojo".