Oficiales del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) se reunieron con la doctora Bogantes para profundizar en los detalles de su denuncia, que ha causado conmoción en el país.

Bogantes aseguró que la decisión de las autoridades del hospital México de tomar las salas en que se realizan los cateterismos para cirugía, tras el cierre de 14 quirófanos, produjo una presa de más de 800 pacientes que esperan por un cateterismo hasta por cinco años.

Producto de esta situación es que se han producido las 141 muertes mencionadas por la funcionaria.

Bogantes dijo que había alertado sobre la situación desde el año pasado y que desde entonces entregó la lista de pacientes que a su juicio no hubieran muerto de haber recibido el tratamiento adecuado de manera oportuna.

La médica aseguró que fueron decisiones administrativas las que causaron este resultado trágico y las atribuyó directamente al director del hospital, Douglas Montero.

Los hechos fueron conocidos también por la Asamblea Legislativa, el Colegio de Médicos y Cirujanos y la Defensoría de los Habitantes, entidades que anunciaron investigaciones propias.

El Ministerio Público señaló que ha abierto la investigación para determinar si existe algún tipo de responsabilidad penal por negligencia o por otro tipo de delito.