Luiz Henrique Mandetta, el ministro rebelde de Brasil, fue destituido por Bolsonaro.

 "Acabo de oír del presidente Jair Bolsonaro el aviso de mi destitución del Ministerio de Salud", informó en su cuenta de Twitter Mandetta, partidario de las medidas de aislamiento social rechazadas por Bolsonaro.

Mandetta agradeció la "oportunidad" de "planificar el enfrentamiento a la pandemia del coronavirus", el "gran desafío" que Brasil tiene por delante, añadió. 

La relación entre Mandetta y Bolsonaro se venía desgastando desde el inicio de la crisis sanitaria provocada por el virus, que hasta este jueves había dejado 1.924 muertes y 30.425 contagios. 

Las autoridades prevén que el auge de la epidemia ocurrirá en Brasil entre finales de abril e inicios de mayo. 

Mientras Mandetta defendía las medidas de aislamiento social determinadas en varios estados brasileños para reducir la velocidad de contagios y no sobrecargar el sistema de salud, Bolsonaro ha promovido la flexibilización de estas medidas de cuarentena por considerarlas un remedio "peor que la enfermedad", debido a sus efectos negativos en la economía. 

El principal candidato a suceder a Mandetta es el oncólogo Nelson Teich, de acuerdo con varios medios brasileños. 

Teich era uno de los nombres en agenda para ocupar el ministerio luego de la elección de Jair Bolsonaro en 2018, pero el mandatario acabó escogiendo a Mandetta, especialmente debido a su apoyo político en el Parlamento.

Apoyado por la Asociación Médica de Brasil (AMB), Teich también defiende las medidas de confinamiento para enfrentar la propagación del coronavirus.

En un artículo publicado recientemente, lamentó "la polarización entre los temas sanitarios y económicos". 

 

Mandetta, el ministro rebelde que le hacía sombra a Bolsonaro

por Jordi MIRO con Pascale TROUILLAUD en Rio de Janeiro

El presidente brasileño Jair Bolsonaro avisó hace días que podría destituir a su ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, cuando amainase la pandemia de coronavirus, por "falta de humildad". Pero este jueves precipitó los tiempos y se libró de su popular ministro, agravando la crisis política en medio de la sanitaria.

Hace dos meses, cuando la COVID-19 se veía todavía desde lejos en Brasil, este ortopedista pediátrico y político, de 55 años, con experiencia en gestión sanitaria empezó a ganarse la confianza de tres cuartas partes de los brasileños, que como él estaban a favor del confinamiento.

Fue el único ministro en oponerse con firmeza y una calma aparente a un Bolsonaro que minimizaba la "gripecita" del coronavirus y hacía una abierta y provocadora campaña contra el aislamiento social, adoptado en buena parte de Brasil y del planeta (recomendado por la Organización Mundial de la Salud), alegando que quería evitar una debacle económica y un drama social.

Pese a rumores de destitución y a las humillaciones públicas del mandatario, que desoyó varias veces sus recomendaciones con salidas a las calles de Brasilia para saludar a sus seguidores, Mandetta se mantuvo en el cargo con una buena dosis de equilibrismo y astucia política, con el argumento de que "un médico nunca abandona a un paciente".

A no ser que "el paciente quiera cambiar de doctor", solía decir este político. Diariamente aparecía en la televisión con un chaleco azul, que le daba un aire de técnico sobre el terreno, para informar del avance de la pandemia en Brasil, que ya deja cerca de 2.000 muertos.

Su destino cambió el pasado fin de semana, cuando tenía el doble de popularidad que Bolsonsaro (76%). 

Perdió el apoyo de los influyentes militares, que hasta entonces le habían salvado el pellejo, incómodos con una declaración que dio en un programa televisivo estelar, en la que decía que los brasileños "ya no saben si escuchar al ministro o al presidente".

"No dejen de llamarme si creen que puedo ser útil", dijo este jueves en su última rueda de prensa, en la que agradeció a Bolsonaro la oportunidad de dirigir este ahora vital ministerio.

- "Escuche más al presidente" - 

Al principio, Mandetta trataba de justificar a Bolsonaro, apoyado principalmente por núcleos de empresarios y de las iglesias neopentecostales, pero hace varias semanas dejó claro que está a favor del "máximo distanciamiento social" posible para combatir la pandemia. "Yo solo trabajo con lo que es ciencia", afirmó.

A Bolsonaro eso le incomodó, y pasó al ataque frontal. Al principio dijo que no pretendía destituirle "en medio de la guerra", le reprochó "falta de humildad" y le pidió que escuchara más al presidente.

Pero este jueves firmó su destitución.

"Fue un divorcio consensuado", declaró.

- Un "fiel escudero" -

Nacido en Campo Grande, capital del estado de Mato Grosso do Sul (centro-oeste), Mandetta inició su carrera como médico en el Hospital General del Ejército y ocupó varios cargos de gestión sanitaria, entre ellos la Secretaría Municipal de Salud de su ciudad natal.

Después, fue dos veces diputado federal, entre 2010 y 2018, con la formación centroderechista DEM.

En Brasilia conoció al entonces diputado Bolsonaro, a quien le unió la oposición al gobierno izquierdista de Dilma Rousseff (2011-2016), en especial al programa "Mais Médicos" (la misión médica cubana en Brasil). 

En 2019, se convirtió en uno de los pocos ministros con experiencia política en el gobierno de Bolsonaro, que prefirió rodearse de ministros con perfil puramente técnico o de militares.

"Mandetta fue un fiel escudero de Bolsonaro, de los pocos que creyó en sus posibilidades. Participó activamente en la campaña y en la elaboración del programa de gobierno", afirma el politólogo Thiago Vidal, de la consultora Prospectiva.