Foto: Gilberto Lopes, autor del libro Crisis política del mundo moderno (Uruk editores, 2020). 

El autor, periodista de extensa trayectoria internacional, parte de dos visiones para analizar esta crisis, según detalla: la de los alemanes Max Horkheimer y Theodor Adorno, de la llamada Escuela de Frankfurt, con su texto más notable, la Dialéctica de la Ilustración, y la del ensayista y periodista costarricense, Vicente Sáenz Rojas (1896-1063), en sus diversas obras, cuyo pensamiento ha tenido escasa difusión en el medio costarricense.

Como parte del rescate de su pensamiento, el mismo Lopes dirigió un documental sobre este autor: Huellas del futuro: visiones de Vicente Sáenz (2015).

Considera que la Dialéctica de la Ilustración, una colección de ensayos publicado en 1944, “es la cara más visible” de la Escuela de Frankfurt, creada en el decenio de 1920.

En el prólogo, el historiador David Díaz Arias señala que este libro viene a ser un momento cumbre de Lopes como ensayista, como filósofo, como estudioso del pasado y como crítico del presente. “Lopes nos devela las contradicciones –añade el prologuista siguiendo al autor- de la modernidad atadas al capitalismo como modo de producción. El capitalismo impulsado en y por la Ilustración adquirió en ella su carácter de orden totalitario.”

¿Dónde se juntan las obras de Horkheimer y Adorno con la de Sáenz? El autor responde: “En lo que he propuesto como crisis del orden político moderno expresado por los autores alemanes como crisis de la Ilustración y, por Sáenz, como crisis del capitalismo.” Agotado el capitalismo, considera Lopes, el sistema debe ser sustituido por el socialismo, de acuerdo con preceptos marxistas.     

“La crisis era, para ellos (Horkheimer y Adorno), la crisis de la Ilustración –puntualiza el ensayista-. El proceso de desencantamiento del mundo, propio de la Ilustración (…) se revelaba como un proceso de reducción de la realidad del sujeto al poder y al dominio. El orden totalitario, que entonces prevalecía en Alemania, no era  -en su opinión- otra cosa que el sistema precedente que había perdido sus frenos. Tampoco perciben, Horkheimer y Adorno, a la humanidad entrando en un estado verdaderamente humano. Al contrario, la veían hundirse en un nuevo género de barbarie. De esa reflexión nace la Dialéctica de la Ilustración.”   

Según Lopes, el sistema totalitario Nazi, surgido en las entreguerras mundiales no solo sobrevivió, sino que se fortaleció y se extendió por Occidente en la posguerra en su lucha contra el socialismo, “objetivo de la Guerra Fría”, que, hasta 1991, “tenía en la Unión Soviética su referencia principal.” “Ambos objetivos –añade- nos permiten sustentar la tesis de que ese objetivo político en el que surgió y se desarrolló el nacionalsocialismo sobrevivió a la guerra, encarnado en las mismas potencias occidentales que lo habían derrotado.”

Cuestiona el éxito económico, particularmente el alemán de la posguerra, la mayor potencia de la zona Euro de Europa. Según él, este éxito es producto de las limitaciones de los derechos laborales y económicos de los trabajadores, una cara no siempre puesta el descubierto. “Pero la otra cara de esas medidas –subraya- fueron las derivadas de la precarización del trabajo, la profundización de la pobreza (incluyendo el hecho de que tener un trabajo ya no aseguraba poder salir de esa situación) y una creciente desigualdad.”

El problema latinoamericano es un hondo problema de reajuste, cita Lopes apoyado en Sáenz Rojas, que insiste en la lucha contra el monopolio, en la transformación agraria, el control de la explotación del subsuelo por el Estado y una “enérgica batida antiimperialista”. “Para enfrentar el desafío era necesario reformar el esquema de propiedad y reforzar el papel del Estado para equilibrar los desajustes. Transformación fundamentalmente económica, infraestructural, enfrentada al individualismo (…). En fin, en su criterio (de Sáenz), hemos llegado a un punto en que se hace indispensable una economía dirigida, pero no de carácter fascista, sino del proletariado, antesala del socialismo.”

Crisis política del mundo moderno viene a complementar su anterior obra: El fin de la democracia: un diálogo entre Tocqueville y Marx (2009), basado en su tesis de maestría en Ciencias Políticas de la Universidad de Costa Rica. Al margen de que se coincide o no plenamente con la tesis del autor, no se debe dejar de resaltar la agudeza y erudición en este ensayo con un tema de gran actualidad e indispensable para la discusión política de nuestro tiempo.