El Colegio de Periodistas de Costa Rica (Colper) remitió su más “enérgica protesta” por el asesinato del periodista Alfredo Villatorio y acusó al gobierno de Porfirio Lobo de no hacer nada para evitarlo.

Los periodistas costarricenses se mostraron consternados por “la falta de una voluntad política para evitar” los secuestros y asesinatos en ese país.

Con la muerte del coordinador de los noticieros de HRN, Villatoro, son 29 los periodistas asesinados en años recientes en Honduras, de ellos, 20 han sido ejecutados tras el golpe de Estado de junio de 2009, un registro escalofriante.

Colper lamentó que “la prensa hondureña pone los muertos en este juego de poderes y de violencia” al tiempo que sufren de persecución, secuestro, asesinato y toda clase de presiones.

El presidente de Colper, José Rodolfo Ibarra, señaló que en Honduras “las libertades públicas están cada vez más en entredicho sin que se perciban muestras reales de solución” y que además “las libertades de información y de prensa no han dejado de ser el tiro al blanco de la mafia, la delincuencia organizada y del narcotráfico, ante el ojo ciego del Estado”.

“En el marco de nuestra profesión, agrega la misiva, la muerte ha tocado desde el 2003 a la fecha a 29 periodistas hondureños, dando una clara imagen de impunidad e irrespeto a los derechos humanos, en perjuicio de quienes luchan por ejercer la libertad de expresión y la democracia, día con día, en nuestro hermano país centroamericano”.

Los periodistas costarricenses protestaron ante el presidente Porfirio Lobo por  la ausencia de acciones que permitan dar con los responsables de los secuestros y asesinatos para “terminar con la impunidad y con más casos de colegas muertos a manos de los cobardes”.

Instaron a Lobo y a las autoridades civiles, judiciales, militares y policiales a dar muestras reales de querer cumplir con su trabajo “como sí lo hacen los periodistas hondureños que demuestran su amor a la patria, al pueblo y a la nación como un todo, poniendo los muertos”.

Colper también se solidarizó con el Colegio de Periodistas de Honduras “con los trabajadores de la prensa escrita y hablada, con los familiares de los periodistas muertos o desaparecidos, y con el pueblo de Honduras, en este momento difícil de su democracia”.

Y resaltó que “los periodistas hondureños caídos en el cumplimiento del deber, han caído con honor” concluyó el Colegio de Periodistas de Costa Rica.