Imagen publicada en el muro del presidente Solís en Facebook.
Imagen publicada en el muro del presidente Solís en Facebook.

La iniciativa fue del propio presidente Luis Guillermo Solís, quien en compañía de sus más cercanos colaboradores, conmemoró la fecha en la Casa Presidencial  en Zapote, donde también fue izada la bandera.

En el acto, además de Solís, participaron la vicepresidenta Ana Helena Chacón y la Defensora de los Habitantes, Ofelia Taitelbaum.

La ministra de Cultura, Elizabeth Fonseca, destacó la importancia del acto, el cual reafirma la posición del nuevo gobierno de comprometerse en la defensa de los derechos de las minorías.

La ministra afirmó que la tolerancia y el respeto a la diversidad deben ser una característica esencial de una democracia avanzada.

Por su parte, el presidente del Movimiento Diversidad, Marco Castillo, celebró  el gesto del gobierno que –admitió- no tiene antecedentes en Costa Rica.

“Los gays, lesbianas, bisexuales y transexuales hemos sido maltratados y discriminados históricamente en nuestro país y ya es hora de se empiece a reconocer nuestros derechos”, comentó el activista tras considerar la decisión del gobierno como un gesto muy alentador.

El movimiento de la diversidad sexual lucha actualmente por que el Congreso apruebe una ley que reconocería derechos civiles a las parejas del mismo sexo. Se trata fundamentalmente del reconocimiento de derechos patrimoniales  (gananciales) y derechos  de salud (seguro social), entre otros.

Recientemente se produjo una controversia a raíz de las negociaciones políticas para elegir el directorio legislativas, durante las cuales el Partido Acción Ciudadana (PAC) consideró la posibilidad de posponer por un año la discusión de ese proyecto a cambio de obtener el voto de los diputados evangélicos.

El tema suscitó una fuerte reacción en redes sociales, sobre todo porque el PAC se había comprometido en campaña a defender ese proyecto.  Al final, la agrupación desechó esa posibilidad y no hubo acuerdo con los evangélicos.