Merkel descartó rotundamente aspire a algún cargo político. (picture-alliance/dpa/S. Rousseau)

"Sigue vigente lo que dije en relación con mi despedida de la presidencia del partido y mi decisión de no volver a postularme en 2021 respecto a que no estaré disponible para ningún otro cargo político, no importa donde sea, tampoco en Europa", zanjó durante una rueda de prensa con el primer ministro holandés, Mark Rutte.

Las especulaciones sobre el futuro de Merkel se dispararon en Berlín después de sus declaraciones en la edición de hoy del periódico Sueddeutsche Zeitung. "Muchas personas están preocupadas por Europa, incluyéndome a mí. Esto significa que me siento aún más obligada a unirme a otros para garantizar que Europa tenga futuro". Asimismo, dejó claro en la conferencia de prensa que consideraba que era su responsabilidad en su papel de canciller promover una "Europa buena y funcional dada la situación que tenemos y la polarización".

En las declaraciones publicadas por el Süddeutsche Zeitung conjuntamente con otros cinco medios europeos, la canciller señaló que los comicios europeos del 26 de mayo son "unas elecciones de gran importancia, unas elecciones especiales".

"La campaña electoral la tiene que llevar el partido"

A la pregunta de por qué entonces no participa apenas en ningún acto electoral, Merkel afirmó que como canciller se moviliza en todo lo que toca a inquietudes y convicciones generales, "pero la campaña electoral la tiene que llevar el partido".

"Mi decisión de renunciar a la presidencia del partido está directamente relacionada con mi decisión de no hacer más política después de 2021. Después de haber luchado durante 18 años como presidenta del partido antes de unas elecciones, ahora esto es del dominio de la nueva presidenta" de la Unión Cristianodemócrata (CDU), dijo.

Cuando Merkel asumió el cargo en 2005, George W. Bush era presidente de Estados Unidos, Jacques Chirac estaba en el Palacio del Elíseo en París y Tony Blair era el primer ministro británico.

FEW (EFE, Reuters)