Salas señaló que Costa Rica no ha sufrido el embate que ha provocado el COVID-19 en otros países y no queremos que eso ocurra pero no estamos exentos de enfrentarnos a un repunte de casos. Si esto pasara, vamos a volver al confinamiento riguroso, dijo.

Tanto el ministro de Salud como el gerente médico de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) Mario Ruíz, dieron la mayor importancia a la confidencialidad de la información por parte de funcionarios de los hospitales y de la prensa, para dar oportunidad al médico de comunicar a la familia el fallecimiento de un ser querido.

Esto porque el dato de un hombre (73) fallecido la noche de este viernes, se filtró cuando el paciente aún estaba con vida. Una circunstancia que las autoridades de la Caja y de Salud calificaron de “falta grave al principio de confidencialidad profesional” por lo que, adelantaron, se están investigando todos los casos en los que se ha producido una filtración.

El viernes también se registró la muerte de la primera mujer (58) víctima de la COVID-19, elevando a 10 las víctimas mortales por coronavirus.

Detrás de los datos estadísticos hay personas, hay muchas esperanzas y también hay mucho dolor, dijo el ministro Salas, por eso, al personal de los hospitales y a la prensa se les ha pedido el debido respeto para guardar la información de un fallecimiento u otra situación delicada, con discreción hasta que el médico tratante se haya comunicado con la familia.

El gerente médico de la Caja, Ruíz, destacó que en el caso del paciente que falleció anoche, el doctor Douglas Montero, responsable médico, certificó que falleció a las 8pm, no existe otro registro médico ni comunicado oficial que señale otra cosa, dijo. Por lo que el funcionario que difundió la información cometió una falta grave al principio de confidencialidad, aseveró Ruíz, ya que la filtración que se produjo unas horas antes, dando por hecho algo que no había ocurrido.

LAS REGLAS DE ORO PARA DESCONFINARSE

El ministro Salas reiteró que frente a la apertura de actividades y horarios el próximo lunes, es muy importante aplicar las reglas de oro para la protección sanitaria individual y del grupo familiar.

Recodó que “nadie enfermo sale de su casa”, las personas con síntomas no pueden salir a la calle,  quienes tienen factores de riesgo no deben ir a lugares públicos ni de aglomeraciones.

A las personas “que tienen que salir apliquen todas las reglas de oro”, no se toquen la cara, lávense las manos con frecuencia, no saluden con las manos ni de beso, respeten la distancia social de 1.8 metros, al llegar a la casa quítense los zapatos, lávense bien las manos y la cara, desinfecten todo lo que traían.

“Si no hacemos lo que tenemos que hacer como sociedad vamos a tener muchos contagios y muchas muertes en nuestro país, no hemos pasado la zona de peligro”. Tenemos que comportarnos a la altura de este momento histórico y si el país retrocede y aumentan los casos de COVID-19 tenemos que echar marcha”, advirtió. 

CIFRAS DEL COVID-19

Este 16 de mayo se registran 10 casos nuevos en las últimas 24 horas, con los que la cifra de confirmados por COVID-19 llega a 853, con un rango de edad de cero a 87 años. Se trata de 387 mujeres y 466 hombres, de los cuales 717 son costarricenses y 136 extranjeros.

Se contabilizan casos positivos en 69 cantones. Por edad tenemos 758 adultos, 43 adultos mayores y 52 menores de edad.

Se registran 551 personas recuperadas en 59 cantones, con un rango de edad de uno a los 86 años, de las cuales 269 son mujeres y 282 son hombres, por edad tenemos 495 adultos, 29 adultos mayores y 27 menores de edad.

Hay 17 personas hospitalizadas, cuatro de ellas se encuentran en cuidados intensivos con un rango de edad de los 53 a los 75 años.

Por otro lado, la cifra de fallecidos es de 10 víctimas mortales, dos se registraron este viernes en la tarde. Se trata de una mujer y nueve hombres con un rango de edad de 45 a 87 años.

El registro de nuevos casos de transportistas aumenta a cinco, a los que no se les autorizó el ingreso a Costa Rica por tener resultado positivo en la prueba COVID-19, llegando al total de 36 transportistas rechazados en las fronteras.

A este momento se han descartado 12.915 personas a quienes se les aplicó la prueba y se ha procesado en total 19.401 muestras.