"Por esa razón,  por cumplir la ley, no se va la ministra de Justicia. Está haciendo el trabajo que le corresponde. Corresponde a la ministra de Justicia, al Presidente y a todos y todas en el Gobierno hacer cumplir la ley", afirmó el mandatario ante una consulta de la prensa.

Solís aseguró que la ministra de Justicia está haciendo su trabajo muy bien y tiene todo su respaldo.

Diputados de varios partidos políticos de oposición exigieron en los últimos días la destitución de la ministra por ordenar el traslado de varios cientos de presos a regímenes abiertos, en acato a un fallo judicial que le obligaba a sacar 380 reos de un centro penal con elevados niveles de hacinamiento.

La directriz de la ministra subrayaba que únicamente debían ser trasladados los internos que cumplieran sentencias por delitos menores, en ningún caso por infracciones graves como homicidios, violaciones o narcotráfico.

La reincidencia de algunos de los liberados, menos de un 2% según las cifras del Ministerio de Justicia, provocó una ola de ataques por parte de algunos medios de prensa y dirigentes políticos de oposición, principalmente diputados.

Sánchez ha sido blanco también de amenazas e insultos en las redes sociales e incluso fue verbalmente agredida por un hombre cuando tomaba café en un centro comercial.

El presidente Solís alabó la valentía de la ministra Sánchez y dijo que “no solo no se va sino que la ratifico en el cargo y vamos a apoyarla en el cumplimiento de las labores que ella realiza”.