El canciller de Irán, Mohamad Yavad Zarif, consideró que el acuerdo firmado al concluir los diálogos nucleares entre Irán y el Grupo 5+1 es una prueba para ver la actitud de EE.UU. en el futuro y aconsejó a las autoridades del país norteamericano que abandonen su antigua postura por su propio bien.

Afirmó que en el tema de las relaciones entre Irán y Estados Unidos (EE.UU.) se seguirá al pie de la letra las direcciones del Líder de la Revolución islámica, el ayatolá Seyed Ali Jamenei.

“Como ha dicho el Líder, si Estados Unidos muestra que es serio, que está dispuesto a abandonar el lenguaje de la coacción y la amenaza, y está preparado para tratar a Irán en base al respeto mutuo en cuanto a la cuestión nuclear se refiere, entonces nosotros consideraremos otras opciones”, dijo Zarif.

Dijo que el uso que hace Estados Unidos de la fuerza no beneficia ni a su diplomacia ni a su pueblo, además, indicó que "solo les ha costado un montón de dinero a los que pagan impuestos". Señaló que es muy importante comenzar reconociendo que el pueblo iraní tiene dos cualidades: resiste a la presión, pero reacciona de un modo muy positivo al respecto.

Zarif criticó a los países de la región que han ayudado a promover las causas subyacentes para atraer nuevos reclutas a organizaciones extremistas y especificó el caso de Arabia Saudita, al que censuró por intervenir en los asuntos interiores de Irak, Siria y Yemen, así como por financiar a grupos terroristas, entre ellos Al-Qaeda, Talibán, Daesh y Frente Al-Nusra.

Para el canciller iraní, el logro más importante de los diálogos ha sido correr la cortina de humo que permitió a muchos ocultar los verdaderos problemas de Oriente Medio detrás del pretexto de una ficticia amenaza sobre la supuesta intención de Irán de crear una bomba atómica.

En contexto: Desde el inicio de los diálogos entre Irán y el G5+1 en 2013, Estados Unidos acusa a Teherán de desarrollar armas atómicas bajo la apariencia de un programa nuclear pacífico. Irán siempre ha defendido el carácter civil de su programa e insiste en que esta tecnología favorece a la región. La AIEA ha realizado más de 7 mil inspecciones en las instalaciones nucleares de Irán, sin que se haya confirmado que dichos complejos estén en capacidad para producir armas atómicas.