Los magistrados de la Sala III fueron suspendidos por dos meses sin goce de sueldo.
Los magistrados de la Sala III fueron suspendidos por dos meses sin goce de sueldo.

El cambio de medida se produjo horas después de que se anunciara que Chinchilla decidió retirarse del cargo de manera inmediata acogiéndose a la pensión, en medio de una ola de indignación y repudio de diferentes sectores, que claman por la salida inmediata de todos los magistrados de la Sala III.

Esta posición ha sido externada por la mayoría de fracciones legislativas, así como por organizaciones de la sociedad civil.

La presidencia en ejercicio de la Corte, Carmenmaría Escoto, afirmó que algunos magistrados presentaron este lunes una moción de revisión a la sanción acordada el jueves pasado (la amonestación escrita), la cual fue acogida debido a que la anterior no había quedado en firme pues no alcanzó el número de votos necesarios.

En esta ocasión, 15 magistrados votaron por la suspensión de dos meses, aunque algunos otros integrantes de la Corte Plena apoyaron otras propuestas, como la suspensión por tres días, quince días o un mes.

La sanción que recae sobre Chinchilla (ahora en forma simbólica), y sus compañeros de sala Jesús Ramírez, Doris Arias y María Elena Gómez, es por haber desestimado en 2017 una acusación por eventual tráfico de influencias contra los entonces diputados Otto Guevara y Víctor Hugo Morales, 

Según un informe del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), ambos legisladores habían mantenido una intensa comunicación telefónica (alrededor de 800 llamadas en conjunto) con el empresario Juan Carlos Bolaños, actualmente en prisión preventiva en relación con el escándalo conocido mediáticamente como "el cementazo".

Los magistrados tomaron la decisión con base en una recomendación de la entonces fiscal subrogante Berenice Smith, obviando el informe de la policía judicial.

Recientemente y a raíz del escándalo, la Corte Plena tomó la decisión de suspender a Smith por dos meses, tras calificar como "gravísima" su falta, de conformidad con el reglamento disciplinario del Poder Judicial.  Sin embargo, a los magistrados que incurrieron en el mismo error la mayoría de sus colegas les atribuyeron una falta grave que solo da lugar a una amonestación escrita. Además, la votación fue declarada secreta y el informe de la investigación que dio lugar a la sanción tampoco ha sido dado a conocer.