Esta ayuda condicionada (a la permanencia en las aulas) asciende a 118.000 millones de colones, equivalentes al 54% del presupuesto anual del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS).

Un decreto ejecutivo emitido a principios de este año, estableció el programa Crecemos, que beneficia a estudiantes de primera infancia y de primaria, el cual se integra a un solo sistema con el programa Avancemos, que funciona hace 10 años para estudiantes de secundaria. Ambos son ahora gestionados por el IMAS.

Dependiendo de la situación económica de la familia, los estudiantes recibirán entre 18.000 y 84.000 colones mensuales.

“El traslado de las becas de FONABE al IMAS, junto a la Red Nacional de Cuido y el programa Avancemos, nos permitirá brindar a los niños, niñas y adolescentes una atención continua e integral desde la primera infancia hasta finalizar la educación secundaria”, explicó el presidente ejecutivo de la institución, Juan Luis Bermúdez.

“Atender a las familias en las unidades locales del IMAS, y que ya no tengan que trasladarse hasta San José sin duda será para ellas una mejora importante, entre muchas otras”, agregó Bermúdez, quien también es ministro de Desarrollo Social.

De acuerdo con el gobierno, esta inversión tiene como objetivos ampliar las oportunidades de acceso y permanencia en el sistema educativo de personas en situación de pobreza; ampliar la cobertura de la educación en preescolar e incidir en la reducción de la pobreza y la desigualdad.

El 2019 fue declarado como año de la educación costarricense, siendo uno de sus objetivos aumentar la cobertura de la educación Preescolar, y esa también es una de las metas del nuevo programa Crecemos: ampliar las oportunidades de acceso y permanencia de personas en situación de pobreza en el sistema educativo, ampliar la cobertura de educación en preescolar e incidir en la reducción de la pobreza y la desigualdad.