Imagen: Domingo 25 de julio se presentarán única función presencial del espectáculo interactivo infantil “Manos a la obra”, una co-producción de La Polea y teatro Espressivo. Función presencial a las 11 am. 

Es, después de un largo periodo de incertidumbre y aislamiento provocado por la pandemia, que se vuelve más necesario que los niños puedan jugar e imaginar nuevamente, por lo que el equipo de la Polea manifiesta el entusiasmo de volver a hacer teatro en el escenario frente al público presente.

La puesta en escena nos presenta a Alegreta y Moderato, dos personajes que, a la manera de los Juglares y Trovadores medievales, van de pueblo en pueblo llevando sus canciones, cuentos y juegos a los niños de cada lugar, casi sin descanso “entre el sol y la luna” como ellos mismos pregonan.

Esta vez llegan con su “carromato” al jardín de s amigos, los Cuadricuartos. Cuadricuarta y Cuadricuarto (títeres) viven enfrascados sacando cuentas y agotados por su trabajo, sin darse oportunidad de juegos y alegrías. Sin embargo, aprecian a sus amigos y poco a poco van entendiendo que hay un tiempo para cada cosa.

Conversamos con Maromero y Cristina Bruno para que nos cuenten sobre la experiencia de volver a las tablas y la génesis del proyecto.

- ¿Cómo fue la experiencia de volver a escena con público presencial?

- Cristina Bruno: ¡Fue como volver a vivir! ¡Como volver a cargarme de vida…! Este proceso inició en febrero, con encuentros constantes vía Zoom, hasta que nos encontramos presencialmente, y desde el primer día, teníamos la fe de que íbamos a subirnos al escenario.

Cuando concretamos las 4 funciones con Teatro Espressivo, (mi segunda casa), no podíamos más de la felicidad. Era una realidad que se aproximaba y que añorábamos hace más de un año. Tener a niños de espectadores es lo más gratificante, de absoluta responsabilidad y de total certeza, de que (si lo estás haciendo bien), ellos te lo van a demostrar sin miramientos. Así que volver al escenario, además con unos compañeros maravillosos de juegos, ha sido un regalo y una bendición.

Maromero: Realmente fue una unión de diferentes sentimientos, donde prevalece la felicidad, ya que este tipo de eventos se alimenta de la interacción y respuesta del público. Volver a escuchar la espontaneidad de los niños fue muy gratificante.

- ¿Cómo surgió este proyecto tan anhelado?

- Cristina Bruno: El proyecto nace por una charla que tengo con mi madre, María Catania, quien es actriz, pedagoga y dramaturga de teatro para niños. Le expuse mi urgencia y mi idea de poder realizar una obra para niños, pensada en que, al verla, puedan olvidar por el tiempo del espectáculo, tantos problemas de adultos que los tienen encerrados desde hace más de un año. Una vez que mamá me entrega la obra, le digo a mi hermana Cecilia, (actriz, dramaturga y directora teatral), que quiero que ella sea la directora. Así que muy emocionadas comenzamos a planificar todo. Cuando leo la obra, no pienso en otra persona que, en mi gran amigo Maromero, que hace muchos años hemos venido queriendo trabajar juntos.

Lo llamo y él acepta inmediatamente, al igual que mi querido compañero Francisco Che Castro, lo que provoca que comencemos el trabajo de mesa y producción. En este proyecto están involucrados grandes amigos y compañeros: Charly Vargas, creador de los títeres; Akira Sánchez, escenografía y utilería; Ariana Rodríguez, fotografía y video; Maria Pia Salinas, técnica de sonido y Daniel Calderón, técnico de luz y tramoya.

Ha sido un hermoso trabajo en familia, ya que la familia de Maromero, Rosa, su esposa, e hijos, han estado a nuestro lado siempre colaborando.

- Maromero: Cristina Bruno pensó que podía ser la persona ideal para unirse en este proyecto, sobre todo por mi experiencia en música interactiva infantil.

- ¿Qué creen que los niños y jóvenes pueden llevarse de ver la obra?

- Cristina Bruno: Sería para nosotros maravilloso saber que salen del teatro o de los lugares en donde hacemos la obra, sonriendo.

Verlos saltar, cantar, bailar y disfrutar el espectáculo es nuestro mayor estímulo para seguir adelante. Y saber que al final pudimos permitirles un espacio de juego, de alegrías, de compartir en familia y con otros niños, ya es para nosotros, como grupo y artistas, nuestra mayor recompensa.

A alguien escuché decir una vez: “es nuestro salario para el alma.”

Para mí, lo es todo. Es decirme interiormente: ¡lo estás haciendo bien! ¡Vamos por más!

- Maromero: La obra está dirigida a niños y sus familias o acompañantes, quienes tendrán el privilegio de disfrutar de un espacio hecho para reír, disfrutar, cantar, gozar... y sobre todo un tiempo de familia.

- “Manos a la obra” se presenta por dos funciones más el próximo domingo 18 de julio, a las 11 a.m. y 2 p.m. en Teatro Espressivo en el Centro Comercial Momentum Pinares. Luego los artistas continuarán de gira por escuelas, fundaciones, comunidades que quieran ver el espectáculo con protocolos de seguridad.

Las entradas tienen un valor de ¢5.000 niños (más I.V.A.) y se pueden adquirir llamando al teléfono 2267-1818, visitando la boletería de Teatro Espressivo y en el sitio web https://boleteria.espressivo.cr/. En boletería digital se añaden costos por servicio.

Función presencial:  Domingo 25 de julio: 11 a.m.

Teatro Espressivo

Centro Comercial Momentum Pinares

Entradas a la venta en https://boleteria.espressivo.cr/

Contrataciones para la obra: 8394-4251