El descontento del Sindicato de Empleados Universitarios (Sindeu) se originó en un trámite del que, según la Oficina Legal de la UCR, el rector Henning Jensen no puede abstenerse, que consistió en firmar la autorización para dar contenido económico al nombramiento, de medio tiempo, de su hija en el Centro Infantil Laboratorio (CIL).

El nombramiento de medio tiempo de Elena Jensen, se había realizado mediante las instancias institucionales correspondientes, de acuerdo a la información de las autoridades universitarias, que alegan que se hizo cumpliendo con todos los requisitos y trámites institucionales.

Los organizadores de la protesta, el Sindicato de Empleados Universitarios (Sindeu) y la Federación de Estudiantes (FEUCR), se ubicaron frente a la Biblioteca Carlos Monge la mañana de este martes, donde un pequeño grupo de personas los acompañó.

La resolución del Consejo Universitario (CU) de la semana pasada, indicó que en la actuación del rector Jensen no existió tráfico de influencias ni corrupción, tampoco constituye una falta que dé lugar a una medida disciplinaria en su contra, tras analizar en detalle el Informe que brindó la Contraloría Universitaria (OCU-R-111-2016) a la luz del Estatuto Universitario.

La conclusión de los académicos es que “no existe procedimiento ni instancia definida en la normativa universitaria, en virtud de la cual instruir un proceso o calificar de manera alguna la actuación del rector en este caso específico, como una falta que dé lugar al inicio de un proceso disciplinario” señala el acuerdo del CU que fue remitido a la Contraloría de la UCR.

Ante la confusión que se ha creado por primera vez en la UCR por la relación existente de padre e hija, ambos funcionarios universitarios, jefe y subalterna, el Consejo Universitario cursó una directriz a la Comisión de Estatuto Orgánico para que “evalúe la conveniencia de una modificación o adición al Estatuto Orgánico que se ocupe de solventar algunos vacíos que se ha encontrado al analizar el presente caso”.

Otro aspecto que señalan, es establecer una cláusula que permita a un jerarca abstenerse y ser sustituido en un trámite administrativo cuando esté involucrado un familiar. El Consejo puntualizó en “que se establezca el deber de abstención y otros controles preventivos que promuevan la transparencia y objetividad de las universitarias y los universitarios en el ejercicio de sus funciones”.

La comunidad universitaria se mantiene al margen del conflicto planteado por el Sindeu a la espera de que los órganos internos de la Universidad, solvente los vacíos que este caso ha puesto al descubierto.