Los ataques dejaron cientos de víctimas mortales.
Los ataques dejaron cientos de víctimas mortales.

 En una carta que acompaña al informe y dirigida al secretario general de la ONU Ban Ki-moon, Ake Sellstrom, jefe de la misión responsable de investigar el presunto uso de armas químicas en los suburbios de Damasco, la capital siria, dijo que existe evidencia de que se emplearon cohetes y el gas nervioso sarín.

"Con base en la evidencia obtenida durante nuestra investigación del incidente en Ghouta, la conclusión es que se usaron armas químicas... en una escala relativamente grande", dijo Sellstrom. "En particular, las muestras ambientales, químicas y médicas que recogimos proporcionan una evidencia clara y convincente de que cohetes tierra-tierra que contenían el agente nervioso sarín fueron usados en Ein Tarma, Moadamiyah y Zamalka, en el área de Ghouta de Damasco".

"Este resultado nos deja con la más profunda preocupación", dijo el jefe de la misión investigadora.

La misión sólo tenía el encargo de determinar si se usaron armas químicas en Ghouta durante la guerra civil siria de más de dos años de duración, pero no quién las usó. Presuntamente, murieron cientos de personas en el ataque. Tanto el gobierno de Siria como las fuerzas opositoras se acusan entre sí por el uso de armas químicas en el ataque.

En una reunión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad de la ONU, el secretario general Ban dijo que "la misión de Naciones Unidas ha confirmado ahora, de modo inequívoco y objetivo, que se utilizaron armas químicas en Siria".

"Este es un crimen de guerra y una violación grave al Protocolo de 1925 y otras normas del derecho consuetudinario internacional", dijo Ban. "Confío en que todos se sumarán a mí en la condena de este crimen atroz. La comunidad internacional tiene la responsabilidad de pedir cuentas a los responsables y de garantizar que las armas químicas nunca vuelvan a ser utilizadas como instrumento de guerra".

Ban habló en gran detalle de la labor del equipo de investigación de la ONU e hizo énfasis en que "los hallazgos de la misión están basados en la evidencia obtenida en el transcurso de sus actividades en la zona de Ghouta".

"Las rutas de entrada a las áreas pertinentes y otros elementos cruciales fueron inciertos hasta el último momento", dijo Ban. "La misión también fue víctima de un ataque de francotiradores. A pesar de estas dificultades y peligros, la misión logró llevar a cabo sus amplias actividades en el lugar de los hechos dentro del tiempo límite del que disponía".

El secretario general dijo que el equipo entrevistó a más de 50 supervivientes, personal médico y elementos de los servicios de emergencia.

"La misión aplicó un proceso de selección riguroso y objetivo diseñado para identificar a los supervivientes que pudieran haber estado expuestos a los agentes químicos. Evaluó los síntomas de estos individuos y recogió muestras biomédicas, incluyendo cabello, orina y sangre", dijo Ban. "La misión también documentó y tomó muestras de los lugares de impacto y de las municiones y recogió 20 muestras ambientales y del suelo, más que las que se hayan recogido en cualquier investigación anterior de las Naciones Unidas de ese tipo".

Los supervivientes recordaron que experimentaron rápidamente una serie de síntomas, incluyendo dificultad para respirar, desorientación, irritación ocular, visión borrosa, náusea, vómito y debilidad general, indicó Ban.

"La misión también entrevistó a nueve enfermeras y siete médicos tratantes, muchos de los cuales acudieron de inmediato al lugar del incidente", dijo el secretario general. "Ellos reportaron haber visto a una gran cantidad de gente que yacía en las calles sin signos externos de heridas, algunos con dificultades para respirar, la mayoría de ellos inconscientes".

"Las condiciones meteorológicas de esa mañana facilitaron el impacto potencial de un ataque con gases pesados, los cuales pueden mantenerse cerca del suelo", dijo el secretario general. "El movimiento descendente del aire hubiera permitido al gas penetrar con facilidad a los sótanos y niveles inferiores de los edificios y de otras estructuras donde mucha gente buscó refugio".

Ban dijo que las muestras reunidas fueron enviadas a cuatro laboratorios de Europa designados por la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) donde el 85 por ciento de las muestras de sangre dieron resultados positivos en relación con el gas sarín.

"Los cohetes tierra-tierra capaces de transportar una carga química fueron evaluados y se descubrió que la mayoría de los cohetes o de los fragmentos de cohete presentaban gas sarín", dijo Ban, quien agregó que "los resultados son abrumadores e indiscutibles. Los hechos hablan por sí mismos".

La misión de investigación, que se encontraba en Damasco con el propósito de prepararse para investigar Khan al-Assal y recibió la orden de Ban de dar prioridad al incidente de Ghoutta ocurrido el 21 de agosto, no ha terminado aún su tarea inicial, la investigación de las acusaciones de uso de armas químicas en Khan al-Assal y en otros lugares antes de terminar su informe final.