Una nube de cenizas volcánicas procedente del volcán chileno Puyehue envuelve desde ayer Buenos Aires y ha forzado la cancelación de al menos 150 de vuelos. El aeropuerto de la capital desde donde se realizan los vuelos locales, Aeroparque, está cerrado desde ayer al mediodía. En la terminal Internacional de Ezeiza también hubo que cancelar ayer muchos vuelos y para hoy los gestores del aeropuerto prevén otra jornada con graves problemas

Los vuelos previstos para esta mañana estaban todos cancelados o retrasados según la página web de Ezeiza. Al menos 12.000 pasajeros se quedaron en tierra por las cancelaciones tan solo en Aeroparque.Las cenizas proceden el volcán chileno Puyehue-Cordón Caulle, que desde el pasado mes de junio no deja de emitir. En esta ocasión, los problemas en Buenos Aires fueron causados por fuertes rachas de viento procedentes del sur que levantaron la ceniza depositada en las semanas pasadas. Las terminales de la capital no son las únicas afadas.

La zona turística de Bariloche, en Argentina, viene sufriendo las consecuencias desde entonces y ayer se volvió a anunciar el cierre del aeropuerto local, al menos hasta diciembre próximo.

Buenos Aires, situada a más de 1.600 kilómetros, ha notado la presencia de nubes de ceniza en varias ocasiones, pero la actual oleado ha sido especialmente fuerte. El sol luce cubierto por una fina capa de polvo y toda la ciudad ha adquirido un tono gris. Algunos centros médicos han emitido avisos para desaconsejar el ejercicio físico al aire libre hasta que aparezcan corrientes de aire que alejen la nube de la ciudad. Igualmente se recomienda conducir con precaución.