El presidente Solís se mostró molesto y dolido por las afirmaciones que el legislador Ottón Solís hizo durante una entrevista el lunes en el programa Noche sin Tregua, de canal 33, en el que -en apariencia- se refirió a sus hombres de confianza en el gobierno, en el papel de sicarios.

En su lugar, el diputado insistió ante el presidente Solís que leyera la transcripción del segmento del diálogo en que menciona la palabra sicario y le pidió que después escuchara la entrevista completa: “así se percatará que no he calificado de sicario a nadie. Por el contrario, reiteradamente niego que las personas de su confianza que tienen por deporte atacarme, lo hagan a petición suya”.

El diputado Solís difundió por redes sociales su respuesta al Mandatario en la que señala que “como es evidente en ningún momento hago cuestionamientos o me expreso de manera negativa o irrespetuosa hacia su persona e investidura. Por lo que comprenderá que no atenderé su demanda para que “de forma inmediata y contundente” le brinde “una disculpa pública”.

Su explicación no responde al Mandatario. Porque el diputado no llama sicario al Presidente y LG Solís lo tiene claro y no se refiere a eso, sino al hecho de que sin nombrarlos, Ottón responde al comentario del conductor de Noche sin Tregua, Claudio Alpízar, sobre choques y diferencias de criterio que se él y el diputado Víctor Morales Zapata, el ministro Melvin Jiménez y al jefe de la Dirección de Seguridad, Mariano Figueres.

Son estas afirmaciones por las que el Mandatario le demandó una disculpa inmediata, contundente y pública.

El siguiente es un extracto del diálogo entre el diputado Solís y Alpízar (entrevista completa en http://bit.ly/1vi2nyr).

“Usted es bondadoso magnánimo con Luis Guillermo Solís, yo a él lo veo en la prensa también cuidándose mucho en relación a algunas cosas, o a algunos comentarios sobre sus planteamientos. Pero encuentro a hombres muy cercanos, lo que yo he llamado los hombres del presidente, a Morales Zapata, a don Melvin Jiménez y a don Mariano Figueres, con frecuencia siendo muy rudos en los conceptos hacia usted. Yo interpretaría que eso, en los que son mandados nos son pecadores”.

- OS: Yo quiero pensar que no son sicarios de don Luis Guillermo ni de nadie, sino que actúan por su propia voluntad, pero sí, si hay como un persistente deseo de atacar y no, no se lo atribuyo a don Luis Guillermo.

- CA: Sería como una debilidad del presidente que sus Ministros se salgan del juego político que actúen solos, sin lineamientos del Presidente de la República. A mí personalmente me preocuparía más eso, un gabinete que no tiene orientación, que no tiene a alguien que le defina las reglas del juego, sino que cada quien puede actuar libremente.

- OS: Se trata de personas un poquito emocionales y no comprenden la pausa que hay que tener, que hay cuatro años por delante, que los enemigos son otros. Y yo eso lo comprendo, tal vez un toque menos de experiencia. Creo que le hacen un mal a don Luis Guillermo con esa actitud. Dios guarde uno reaccionara asumiendo que es Luis Guillermo el que tiene de sicarios a esas personas. Ehh no, yo asumo que no es don Luis Guillermo y creo que no es don Luis Guillermo, y entonces vamos tranquilos.

-CA: La palabra sicarios es gruesa…

-OS: Bueno, es que cuando un político usa a otro para atacar a un tercero y no lo hace directamente es un sicario, verdad?