Londres (Agencias). Los “indignados” que desde hace un mes ocupan la explanada frente a la catedral de San Pablo, en el centro de Londres, anunciaron ayer que mantendrán su campamento pese a la notificación de las autoridades para desalojarla.

Los llamados “indignados” respondieron así a la orden de desalojo del ayuntamiento londinense, según la cual tienen hasta las 18:00 horas locales de hoy para desocupar y desmantelar el campamento que bloquea la vía pública o enfrentar una acción legal.

La exigencia fue entregada la tarde de ayer por escrito a docenas de manifestantes que instalaron unas 200 tiendas de campaña alrededor del recinto religioso, ubicado en el pleno corazón de Londres, de acuerdo con reportes del diario británico The Guardian.

El aviso dice que “a cada persona que participa adentro y/o erige las tiendas u otras estructuras en la explanada de San Pablo, se le notifica que ha tomado posesión y control del suelo de la ciudad sin consentimiento”.

“El campamento de la protesta es por lo tanto una infracción y es también una obstrucción de la vía pública. No tiene permiso y causa un daño significativo al área”, precisa y da un plazo de 24 horas para que los activistas se vayan.

Los manifestantes expresaron de inmediato su intención de luchar contra la decisión y anunciaron que, en principio, no abandonarán su localización, aunque indicaron que su equipo legal analiza las consecuencias de no cumplir la orden.

En Francia, la policía desmanteló anoche un campamento de indignados instalado desde el pasado día 4 en La Défense, el distrito financiero de París, informaron ayer fuentes oficiales. La intervención, en la que participaron un centenar de agentes, no fue violenta y no hubo detenciones, indicó la Prefectura de policía de la capital.

Ni carpas ni lonas

Los manifestantes de Ocupen Wall Street regresaron ayer al parque Zuccotti, un día después de haber sido desalojados, pero la policía se aseguró de que no entraran ni con carpas ni con lonas para acampar, como hicieron en los últimos dos meses.

Manifestantes regresaron al parque antes del anochecer y atravesaron dos puestos de control, donde guardias de seguridad los registraron en busca de objetos prohibidos en los parques de Nueva York.

La lluvia sólo permitió que estuviera un pequeño grupo, al cual no se le autorizó llevar pancartas o periódicos para poder cubrirse, rodeados de autoridades que controlaban que no establecieran estructuras semipermanentes en la zona.

La policía de Nueva York desalojó el martes a más de 100 “indignados” que acampaban en el parque desde el 17 de septiembre. Un juez dictó luego una orden que permitía a los manifestantes regresar al parque, pero no permanecer en él indefinidamente. Los miembros de Ocupen Wall Street tienen previsto marchar hoy, pero se desconoce hacia dónde.

En tanto, unos 4 mil manifestantes ocupan la explanada principal de la Universidad de California en Berkeley.

Los manifestantes ingresaron la noche del martes al campus, desafiando a la policía, que una semana antes sometió con macanas y gases a los “indignados” que protestaban contra aumentos a colegiaturas y reducciones presupuestales. También se informó que el estudiante baleado allí el martes, murió.