"He remitido una nota de protesta esta mañana muy enérgica al canciller nicaragüense, expresándole un rechazo absoluto no sólo a la reacción desproporcionada de mandarle un ejército a una población civil, migrante, pacífica, sino especialmente por el tipo de acusaciones arbitrarias e infundadas que se han hecho en contra de Costa Rica", declaró el canciller Manuel González en conferencia de prensa.

Por su parte, el gobierno nicaragüense hizo girar una acusación contra Costa Rica en el seno de las Naciones Unidas, asegurando que este país “expulsó” a los cubanos “de manera irresponsable” e “irrespetando la soberanía nicaragüense.

González rechazó enérgicamente estas acusaciones y dijo que se aprovechará una reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) que se inició este lunes en Quito para exponer la situación.

Dijo además que podría llevar el caso a la Organización de Estados Americanos (OEA) y que para ello ya ha estableció una comunicación telefónica con el secretario general del organismo, Luis Almagro.

"La migración cubana no es un problema originado en Costa Rica y queremos que se aborde como un problema multinacional" porque "si no lo hacemos de manera ordenada van a ser los coyotes y las redes internacionales los que se van a aprovechar de la situación", agregó.

Costa Rica ha propuesto crear "un corredor humanitario" para facilitar el viaje de los migrantes cubanos a territorio de Estados Unidos.

La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) anunció que ha iniciado un "operativo humanitario" para atender a los cientos de ciudadanos cubanos en tránsito hacia el norte.

“Ante la negativa del país hermano de Nicaragua a recibir a los migrantes "la CNE activó los comités de emergencia en de Liberia y La Cruz".

Un total de 420 migrantes han sido alojados en el Centro Pastoral y otro en el Colegio Nocturno en La Cruz, puntualizó la CNE en un comunicado.