"Los terribles atentados de París hicieron que sea más urgente llegar a un acuerdo sobre un plan de paz para Siria", señaló un vocero de la Casa Blanca, quien precisó que los pasos siguientes serán un cese del fuego y negociaciones mediadas por la ONU entre el régimen de Bashar al Assad y sus opositores.

El encuentro bilateral duró una media hora, en la que los jefes de Estado repasaron y respaldaron la propuesta que ya había sido trazada el sábado en Viena por los ministros de Relaciones Exteriores del Grupo de Contacto para Siria.

El plan trazado en Viena prevé la instalación de un gobierno de transición en Siria en seis meses y la celebración de elecciones en 18 meses bajo la supervisión de la ONU.

La propuesta contempla asimismo que el régimen sirio de Al Assad se reúna antes de fin de año con grupos opositores. El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, advirtió este sábado que aún es pronto para manifestar optimismo.

Respecto del encuentro, un asesor de Putin indicó que los dos dirigentes coincidieron en la importancia de la lucha contra la milicia terrorista Estado Islámico (EI), pero difieren en cuál debe ser la táctica a seguir.

Obama destacó que todas las naciones deben atacar al EI y que la intervención de Rusia es importante.

Desde hace unos meses Rusia bombardea posiciones del Estado Islámico en Siria, en apoyo al régimen de Al Assad. Sin embargo, algunos países occidentales acusan a Rusia de atacar también a los rebeldes sirios, algo que Moscú niega.