La tasa de natalidad de Costa es el asegunda más baja del continente.

En Costa Rica el número de hijos por mujer es de 1,67, pero el dato ya no da para alcanzar una población de seis millones, para ello se ocuparía una fecundidad de 1,8; un aumento que parece lejano de cumplirse. Por el contrario, la fecundidad de Costa Rica ha descendido sin pausa desde los años 70.

Los datos fueron presentados y discutidos por investigadores de diversas áreas temáticas durante las primeras Jornadas de Investigación del Centro Centroamericano de Población de la Universidad de Costa Rica (CCP-UCR) que se realizaron el pasado 31 de octubre.

Con 16 ponencias el Centro reveló data novedosa para Costa Rica, la cual permite profundizar en los retos futuros del país y lo que como sociedad hemos hecho bien.

El investigador y fundador del CCP-UCR, el Dr. Luis Rosero Bixby reconoció la caída en la maternidad adolescente, así como el efecto destacado de la Ley de Paternidad Responsable, aplicada desde el 2000, y que tuvo como consecuencia directa una baja en la fecundidad.

Sin embargo, esta la baja en la fecundidad supone retos serios para el país, los estudios de Rosero Bixby advierten que al 2080 solo habrán dos personas trabajadoras por cada pensionado. Otra forma de explicarlo sería hacer la suposición de que para entonces estas deberán aportar cerca del 50% de su salario para mantener un sistema de pensiones de reparto.

También advierte que al 2060 empezarán a morir más personas de las que nacen en el territorio nacional.

El enorme reto se complica. Según la investigación presentada por Pamela Jiménez Fontana, investigadora del CCP-UCR, la población “millennials” del país tendrá más desempleo, lo que suma un obstáculo adicional a los sistemas de pensiones.

“Los que van a sostener las pensiones no se están integrando bien al mercado laboral” puntualizó Jiménez.

Los datos además se contextualizan en el comportamiento poblacional que demuestra que se está estancando y eventualmente reduciendo el crecimiento de la Población Económicamente Activa (PEA) en el país. En conjunto con la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) el Centro investiga el cómo se comportará el PEA al 2100, la conclusión es que se pasará de un PEA de 833.000 personas registradas en 1980 a uno de 2,5 millones de personas en el 2040, ese dato permanecerá creciente hasta el 2060 para luego empezar a descender y retornar a los 2,5 millones de personas al 2100.

Nuevos datos sobre migración y envejecimiento

Las jornadas también trabajaron ampliamente los nuevos datos sobre migración. Al respecto los investigadores Jorge Barquero y Arodys Robles Soto presentaron la Encuesta Nacional de Migración y estudios sobre migración y desarrollo.

Además de revelar los datos sobre la población migrante e imigrante del país, estos estudios incluyendo el trabajo de María José Chaves Groh muestran una nueva realidad nacional en la materia al hablar de flujos migrantes y migraciones masivas y ya no necesariamente de personas que viajan con destinos definidos.

En los estudios sobre envejecimiento la investigadora Yanira Xirinachs Salazar dicta pautas para la política pública sobre lo que genera bienestar en los adultos mayores, advirtiendo que las relaciones sociales, más que los ingresos y la religión, son un pilar del buen vivir en la adultez.

En esta misma área el actual director del CCP-UCR, el investigador Gilbert Brenes Camacho presentó sus estudios que confirman que contrario a lo que pasa en Estados Unidos y Europa, donde los más pobres se mueren más que los más ricos entre los adultos mayores, en Costa Rica eso no sucede.

También se afirma que en el país tampoco existe una gradiente socieconómica en servicios cardiovasculares, un hecho que evidencia que la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) tiene relevancia significante para atender por igual a todos los estratos sociales cuando se trata de enfermedades de alta prevalencia en la población adulta mayor.

Con la participación en las jornadas de investigadores y estudiosos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), del Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa) y con proyectos de investigación conjunta con la Caja Costarricense del Seguro Social y el Estado de la Nación entre otros, el CCP -UCR demuestra su capacidad de vínculo y respuesta a preguntas urgentes sobre el nosotros y nuestro futuro.