Las autoridades del Sector Agropecuario se han propuesto la meta lograr en el menor plazo posible, la reactivación de la producción agropecuaria en las zonas que sufrieron el paso del huracán Otto, en particular, en los cantones cubiertos por el Decreto de Emergencia 40.027, que son Upala, Guatuso y Los Chiles en la zona Huetar Norte; Sarapiquí, en la provincia de Heredia;  Bagaces y La Cruz, en Guanacaste; Golfito, Osa  y Corredores, en la región Brunca.

En total, los planes de inversión, que se presentan la próxima semana, superan los ¢15 mil millones que serán destinados a atender a 3.575 productores agrícolas y pecuarios, mediante la entrega de semillas mejoradas, insumos y suplementos alimenticios para animales, equipos y materiales para la recuperación de infraestructura productiva como picadoras de pasto, sistemas de ordeño, módulos de ambientes protegidos, riego y drenajes.

El adelanto de los plazos lo hizo el ministro de Agricultura y Ganadería, Luis Felipe Arauz Cavallini, en Pavón de Los Chiles, ante un grupo de productores que se congregaron para conocer las propuestas del Gobierno para la reactivación de las actividades agroproductivas.

Arauz Cavallini, agregó que “los planes de acción se elaboraron en cada una de las regiones afectadas, luego de concluir el conteo de los daños y afectaciones”.

Las propuestas tienen como objetivo facilitar la reinserción de los agricultores a sus actividades “a la vez que damos un paso más hacia la adaptación y mitigación de los efectos de la variabilidad climática”.

“Eventos como el huracán Otto se pueden repetir y queremos que nuestros productores estén mejor preparados para enfrentar sus consecuencias”, puntualizó el Ministro.

Censo de daños y pérdidas

Desde finales de diciembre e inicios de este 2017, funcionarios de las instituciones del sector agropecuario, han censado finca por finca para conocer las afectaciones tanto en la parte agrícola como pecuaria, las cuales superaron los 30 mil millones de colones el viernes último y aun quedan algunos rubros por incluir en el estudio de daños y pérdidas sufridos por los productores agropecuarios.

Este conteo se ha realizado a través de una aplicación para celulares que les permite ubicar las fincas mediante un GPS y recopilar la información que se envía en tiempo real a un servidor de Bioversity Internacional, organismo que facilitó la herramienta y cuenta con gran experiencia en cambio climático y gestión de riesgo.

Por otra parte, el Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD), aprobó una línea especial de crédito por 20 mil millones de colones, a una tasa preferencial de 6%, con un año de gracia para el principal y los intereses, para financiar la recuperación de las unidades productivas y la refundición de deudas para los productores que lo requieran.