Esto se debe, según las autoridades, a un menor crecimiento del gasto y a un aumento de los ingresos tributarios.

El ministro Helio Fallas explicó que los gastos totales acumulados al segundo mes del año crecieron un 2,3%, mientras que los ingresos aumentaron un 9,1%.

Comparados estos porcentajes con los de enero-febrero de 2014, se constata una mejora muy significativa en el comportamiento del gasto público, pues entonces el aumento del gasto fue de un 6,7% y el de los ingresos apenas de un 5,1%.

En porcentaje del PIB, el déficit de los dos primeros meses del año fue de 1%, mientras que en años anteriores ha oscilado entre 1,1% y 1,2%.

A manera de ejemplo –señaló Hacienda- el monto resultante con la caída del déficit financiero sería equivalente a atender por un año a 37.000 niños y niñas en redes de cuido, otorgar 155.000 becas de ¢22.500 durante un año escolar y dar pensiones de ¢80.000 por un año a 37.000 beneficiarios.

“Uno de los factores que más ha contribuido con el comportamiento del déficit es la desaceleración en el costo de la planilla durante los últimos meses. Vemos cómo las acciones que hemos venido tomando para mejorar la calidad del gasto muestran resultados importantes”, indicó Fallas.

Los esfuerzos se vienen haciendo desde 2014, año en que se logró reducir el déficit proyecta de 6,3 a 5,7% del PIB, lo que significó un ahorro en colocación de deuda de 200.000 millones.

“Este año seguimos con el mismo objetivo, tal y como lo estamos mostrando con los resultados a febrero, cuando tenemos un ahorro ¢37 mil millones”, señaló el ministro de Hacienda y primer vicepresidente.