Gran riqueza en biodiversidad alimentaria de Costa Rica por su posición geográfica, clima y cultura.Imagen Informa-Tico.com

“Proteger esta biodiversidad es esencial para garantizar la seguridad alimentaria y nutricional y diversificar las dietas alimentarias con alimentos más saludables, así como fomentar el desarrollo de la producción local, proteger el medioambiente, enfrentar los desafíos del cambio climático y reforzar la resilencia de las personas y las comunidades”, comentó Víctor Milla, Oficial de Programas de la FAO en Costa Rica.

“Esta gran biodiversidad ha desempeñado un papel en el desarrollo económico de nuestro país, y precisamente por eso, y por la urgencia de salvaguardar la seguridad alimentaria de nuestra población y la sostenibilidad de dietas saludables y nutritivas, es que debemos intensificar la vigilancia que ejercemos sobre esta riqueza”,  comentó Ana Cristina Quirós, Viceministra de Agricultura y Ganadería.

En el Foro “Biodiversidad para Dietas Saludables y Sostenibles” participaron el Ministerio de Salud, el Ministerio de Agricultura y Ganadería, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), y la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS).

Actualmente, la resiliencia de los sistemas alimentarios sensibles a la nutrición, la salud de la población y la sostenibilidad ambiental, se encuentran amenazados por los cambios en los patrones de la dieta y la disminución de la biodiversidad agrícola.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Nutrición 2008-2009, el porcentaje de la población que presenta exceso de peso en mujeres se encuentra entre un 60% y 77%, mientras que los hombres un 62%.  Ante estas cifras, el país debe reforzar las estrategias para combatir la malnutrición, desde la niñez y la adolescencia para prevenir enfermedades crónicas no transmisibles.

Según El estado de la biodiversidad para la alimentación y la agricultura en el mundo, las causas de la pérdida de biodiversidad para la alimentación y la agricultura se deben a cambios en el uso y la gestión de la tierra y el agua, la contaminación, la sobrepesca y la sobreexplotación, el cambio climático, el crecimiento demográfico y la urbanización.

Por otro lado, para  promover un mayor consumo de alimentos saludables se necesita garantizar su acceso a los distintos  segmentos de la población, a través de políticas públicas, ferias del agricultor, mercados locales, entre otros espacios. 

Las políticas públicas deben fortalecer la disponibilidad, el acceso a alimentos saludables y fomentar la agricultura familiar como un sector clave para lograr una trasformación a sistemas alimentarios sostenibles y sensibles a la nutrición.

Este año se celebró la Semana Nacional de la Nutrición del 13 al 17 de mayo, bajo el lema: “La biodiversidad es clave para una dieta saludable y sostenible”.

El foro contó con la participación de especialistas del Ministerio de Salud, el Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura, el Instituto Nacional de Innovación y Transferencia en Tecnología Agropecuaria, la Comisión Nacional para la Gestión de la Biodiversidad, la Escuela de Nutrición de la Universidad de Costa Rica, el Instituto Humanista para la Cooperación con los Países en Desarrollo, Biodiversity International, el  Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza y la Universidad Nacional.