El decisión de la Junta Directiva de la CCSS es considerado como “grave” por las autoridades de Ciencias de la Salud de la Universidad de Costa Rica: “nuestra Universidad no puede guardar silencio ante una decisión que afecta la formación del cuerpo médico y otros profesionales afines” dijo el rector Henning Jensen en conferencia de prensa.

Los universitarios hicieron un vehemente llamado para que “revisen lo actuado” al tiempo que advirtieron a la ciudadanía y al Poder Ejecutivo de la gravedad de esta decisión “para tomen conciencia de las consecuencias negativas que esto puede tener para el sistema de salud costarricense”, señaló el Rector.

El acuerdo instruye al Centro de Desarrollo Estratégico e Información en Salud y Seguridad Social (CENDEISS) para que los campos docentes de internado sean asignados por medio de rifa entre los centros universitarios que imparten la carrera de Medicina, sin distinción de notas, ni de universidades de procedencia.

“Para la UCR esta disposición es grave –indicó Jensen-, porque la medicina y otras profesiones del área de la salud requieren de una formación sistemática y de una evaluación profunda”.

Al respecto rememoró cómo la Escuela de Medicina de la UCR ha contribuido enormemente al bienestar de la población costarricense formando profesionales de alto nivel, que han llevado a que el sistema de salud del país sea reconocido como uno de los mejores del mundo.

“Recientemente la Revista Time clasificó al Sistema de Salud Costarricense entre los cinco mejores del mundo”.

“Sin embargo, indicó el Rector, al eliminarse este filtro para evaluar cómo están siendo formadas las y los estudiantes en estas disciplinas, se elimina también la posibilidad de saber si un candidato o candidata cuenta con bases de formación idóneas”.

Para Lizbeth Salazar Sánchez, Premio Nacional de Ciencias y directora de la Escuela de Medicina, esto repercutirá en la calidad del personal médico que llegue a los hospitales por cuanto se está eliminando el mínimo filtro que existía para garantizarla, ya que por otro lado, en el país no existe un examen de incorporación al Colegio de Médicos y Cirujanos.

Salazar manifestó su preocupación por aquellos estudiantes de familias de bajos ingresos económicos que se verán afectados para sostenerse mientras realizan su internado fuera de San José y porque muchos de los docentes de la Escuela de Medicina de la UCR están nombrados en los principales centros hospitalarios de San José y no podrán tutelar a sus estudiantes fuera de San José.

De momento la Escuela de Medicina remitió una consulta al respecto a la Oficina Jurídica de la Institución. Existe un convenio para la formación del personal de salud entre la Caja de Seguro Social y la Universidad de Costa Rica, dos instituciones públicas imprescindibles para garantizar la calidad de la formación del personal de salud en nuestro país, que no puede pasarse por alto ni equipararse en condiciones con convenios que se realicen con las empresas privadas propietarias de centros de formación en ciencias médicas, que utilizarían recursos públicos para la formación de sus estudiantes.

(Con información de Rocío Marín. ODI)