(Imagen: Qué dicen los premios nobel de economía sobre el coronavirus. Protestas en Atlanta, Estados Unidos. Foto: AP. Ben Gray).

El profesor británico y premio nobel de economía, Angus Deaton, habló sobre las consecuencias que puede tener en las desigualdades en el mundo, la pandemia de la covid-19.

Lo más urgente es reformar el sistema de salud en Estados Unidos y limitar el monopolio de las grandes empresas de tecnología en el mundo poscovid, explica en una entrevista a la AFP.

AFP: ¿qué reveló la pandemia de coronavirus sobre las desigualdades?

Angus Deaton: Se ha comparado a las pandemias con rayos X que todavía hacen más visibles las desigualdades preexistentes.

La gente más cualificada tiene empleos que puede seguir ejerciendo casi de la misma manera. Nosotros podemos hablar con la gente por Zoom y que nos paguen igual. En cambio, en el caso de los trabajadores menos cualificados, los llamados trabajadores esenciales (repartidores, conductores, cajeros, personal médico...), arriesgan su vida a causa de la covid-19, los otros corren el riesgo de perder su empleo.

La tasa de mortalidad también aumentó para las personas sin ningún título de estudios superiores -sobre todo los trabajadores esenciales expuestos, porque no están confinados-, mientras que baja para los graduados en [educación] superior. Y esto va a empeorar.

Asimismo, hay un aspecto racial en estas desigualdades. [...] También en eso la covid-19 empeoró: las tasas de mortalidad son mucho más altas para los afroestadounidenses que para los blancos. Y, cuando observamos el conjunto -aunque nadie hubiera podido predecir las revueltas (ocurridas en Estados Unidos tras la muerte de George Floyd, un afroestadounidense asfixiado por un policía blanco)-, no se puede decir que esto no tenga nada que ver con la covid-19.

AFP: ¿Cuáles son los cambios necesarios en el mundo poscovid?

AD: Somos unos cuantos que esperamos que el sistema médico estadounidense en su forma actual sea una víctima (de la pandemia), la gente se dará cuenta de que esto no puede durar, porque quien pierde su empleo pierde también su seguro médico, justo cuando más falta le hace.

Hay mucha gente que se ha curado de la covid-19 y que de repente se encuentra con unas facturas médicas enormes que no puede pagar. Incluso la gente que tiene seguro, pues cada vez más aseguradoras tienen exenciones o reducen las coberturas.

Hay muchos sistemas diferentes [para aportar una cobertura universal manteniendo los costes bajo control]. Estados Unidos podría elegir "el sistema canadiense, el sistema francés, el suizo, el alemán, el holandés. Cualquier cosa es mejor que pretender que el mercado puede proveer un sistema de salud, porque no es así. Y eso conlleva una [...] gran transferencia de dinero de la gente ordinaria hacia otros más ricos.

Y esto fue un vector de destrucciones y de desigualdades importante. [...] Uno de los escollos en Estados Unidos para un mejor Estado del Bienestar fue la cuestión racial, quizá el movimiento actual de manifestaciones [Black Lives Matter] cambie eso.

Pero lo más probable es que nada cambie y, en ese caso, la pandemia habrá agravado las desigualdades.

AFP: ¿Qué otras medidas se pueden tomar para intentar reducir las desigualdades?

AD: Me preocupa mucho que el paro dure demasiado tiempo y que esto refuerce la parte del capital en el PIB [respecto a la del trabajo]. Tengo miedo de que las grandes empresas tecnológicas prosperen mientras que otras empresas más pequeñas quiebran y de que una consolidación industrial todavía más amplia en Estados Unidos y en Europa agrave las desigualdades.

Cuando tenemos empresas cada vez más monopolísticas, se va marcando el camino para que el PIB sea redistribuido hacia los capitalistas. A menos que el sistema se hunda y que tengamos una reforma importante, los indicadores se orientan hacia un agravamiento de las desigualdades. Así, debemos hacer urgentemente leyes anti cárteles contra las ‘big tech‘ (las grandes empresas tecnológicas) y también contra los métodos policiales en los barrios desfavorecidos