"Un ingreso tan elevado de arroz nicaragüense inundaría el mercado nacional y se daría, al igual que sucediera con los frijoleros, la desaparición de los productores nacionales", señaló Oscar Campos, presidente de la Asociación Nacional de Productores Arroceros.

Los productores han pedido a la presidenta Laura Chinchilla que el gobierno tome acciones para determinar si el arroz que ingresa por la frontera con Nicaragua es de procedencia centroamericana o de otras latitudes, que es lo que temen los arroceros.

El ministro de Hacienda, Fernando Herrero, confirma en una carta enviada a Chinchilla, que la Dirección de Aduanas puede verificar si el arroz es originario de Centroamérica, según dio a conocer Campos en un comunicado.

Ante tal declaración,"los productores solicitan al gobierno que se impongan procesos estrictos para que eviten el ingreso masivo de arroz, principalmente por la frontera de Nicaragua", manifestó Campos.

El dirigente gremial afirmó que el sector arrocero no descarta "medidas extremas" para lograr que las autoridades presten atención a su problema y se busque una solución definitiva.

El tema será analizado el viernes 15 de julio en la Asamblea Nacional de Productores que se realizará en Cuidad Neilly, donde se podrían acordar medidas de presión.