Los gastos totales del Gobierno central aumentaron 10,6%, impulsados por el incremento en las erogaciones por intereses, que aumentaron un 24%. Aunque hubo contención en el gasto de planilla y en la partida de transferencias corrientes.

Según ha explicado Hacienda, las altas tasas de interés observadas durante el primer semestre del 2012 y el constante aumento en la deuda pública produjeron un mayor gasto en intereses en este primer semestre del 2013. Por el contrario, el costo de captación del Gobierno se ha reducido en forma significativa en estos meses, lo que tendrá un efecto desacelerador del gasto por intereses a finales de este año o principios del próximo.

Sin embargo, con el crecimiento continuo de la deuda pública y el posible aumento de las tasas de interés internacionales en los próximos años, el aumento del gasto en intereses es casi inevitable en el mediano plazo, y hace evidente la necesidad de encontrar una solución para el déficit fiscal, señala Hacienda.

De acuerdo con el informe, en el primer semestre, el gasto primario, el gasto total excluyendo intereses, creció solo un 8,8% respecto al mismo periodo del año anterior, por debajo del 11,2% observado en el mismo periodo del año pasado.

Hacienda también reportó un aumento de un 8,7% en los ingresos por el pago de tributos durante el primer semestre, respecto al mismo período del año anterior, cifra similar a los porcentajes de crecimiento de la economía.

Sobre la mejora en la recaudación, Hacienda señaló como los factores más dinámicos al impuesto sobre el ingreso y las utilidades, con un crecimiento del 12,1%, el impuesto a las sociedades y el impuesto único a los combustibles.