“De esa forma, se contaría con una plataforma operativa para garantizar el origen, corrección y efectividad de los recursos utilizados para sufragar los gastos partidarios. Asimismo, constituiría la opción para que los partidos políticos comprometan, en forma irrevocable, los recursos que obtendrían por concepto de contribución estatal para cancelar los créditos bancarios obtenidos”, señaló el TSE en un comunicado.

El criterio fue emitido por la Dirección General de Registro Electoral y Financiamiento de los Partidos Políticos, “ante la imposibilidad de que los partidos emitan y utilicen certificados de cesión como instrumento de financiamiento anticipado de sus gastos de campaña”.

Los contratos de fideicomiso tendrán que estar previamente validados por el TSE, el cual consideró factible brindar asesoramiento a los partidos que eventualmente suscriban los referidos contratos.

“No obstante, es pertinente aclarar que dicha asesoría no debe entenderse como una labor de co-administración ni revisión previa de los gastos ejecutados, sino como la emisión de criterios, opiniones u observaciones que coadyuven a la toma de decisiones, con fundamento en lo previsto en el marco normativo electoral”, indicó el organismo.

Según el TSE, esta iniciativa hace innecesario apresurar reformas legales que podrían resultar inconvenientes, tales como autorizar las donaciones de personas jurídicas o restaurar el sistema de bonos de la deuda.Los partidos políticos podrán suscribir contratos de fideicomiso con los bancos del Sistema Bancario Nacional como mecanismo de financiamiento alterno a los bonos, respaldados con los recursos que eventualmente les corresponda de financiamiento estatal, anunció este martes el Tribunal Supremo de Elecciones.

“De esa forma, se contaría con una plataforma operativa para garantizar el origen, corrección y efectividad de los recursos utilizados para sufragar los gastos partidarios. Asimismo, constituiría la opción para que los partidos políticos comprometan, en forma irrevocable, los recursos que obtendrían por concepto de contribución estatal para cancelar los créditos bancarios obtenidos”, señaló el TSE en un comunicado.

El criterio fue emitido por la Dirección General de Registro Electoral y Financiamiento de los Partidos Políticos, “ante la imposibilidad de que los partidos emitan y utilicen certificados de cesión como instrumento de financiamiento anticipado de sus gastos de campaña”.

Los contratos de fideicomiso tendrán que estar previamente validados por el TSE, el cual consideró factible brindar asesoramiento a los partidos que eventualmente suscriban los referidos contratos.

“No obstante, es pertinente aclarar que dicha asesoría no debe entenderse como una labor de co-administración ni revisión previa de los gastos ejecutados, sino como la emisión de criterios, opiniones u observaciones que coadyuven a la toma de decisiones, con fundamento en lo previsto en el marco normativo electoral”, indicó el organismo.

Según el TSE, esta iniciativa hace innecesario apresurar reformas legales que podrían resultar inconvenientes, tales como autorizar las donaciones de personas jurídicas o restaurar el sistema de bonos de la deuda.