Personal especializado limpia la vía tras controlar derrame.
Personal especializado limpia la vía tras controlar derrame.

“Se ha impedido la marcha del país, que los combustibles lleguen a los centros de distribución, que los enfermos sean atendidos en los hospitales, estamos en una afectación severa a la economía por el movimiento de huelga, que ha dejado las vías de manifestación pacífica que permite la democracia y ha acudido a las vías de hecho”, afirmó el ministro de Comunicación, Juan Carlos Mendoza.

El ministro aseguró en entrevista con el diario La Nación que el gobierno ha sido comedido en las acciones para garantizar la prestación de los servicios a la población y que ha insistido en la necesidad de abrir un diálogo, que ha sido reiteradamente rechazado por la dirigencia sindical.

“Hemos llegado a un punto en que, lamentablemente, las consideraciones sobre el uso de la fuerza están variando, dada la actitud hostil del movimiento, el carácter de los bloqueos y la imposibilidad de diálogo” en los sitios en que se producen esos bloqueos, afirmó.

 

¿Sabotajes?

La noche del domingo, una perforación en el poliducto de Recope produjo un gran derrame de combustible sobre la ruta 1 (carretera General Cañas) a la altura de la planta de la empresa Dos Pinos, que fue calificada por las autoridades de Recope y del Cuerpo de Bomberos como una situación sumamente peligrosa, pues pudo haber ocurrido una explosión de efectos impredecibles.

El presidente ejecutivo de Recope, Alejandro Muñoz, dijo en conferencia de prensa que la perforación no fue accidental, sino que se hizo con una broca y con la clara intención de provocar el derrame sobre la carretera.

“Este no es el tipo de perforación que se hace para robar combustible, sino un claro sabotaje. Fue hecho por alguien que sabe cómo hacerlo”, aseguró el jerarca, quien considera que fue un acto de los huelguistas.

Según Muñoz, al haber provocado el derrame sobre la vía pública y en una carretera con intenso tráfico, pudo haber causado graves accidentes. El daño ya fue reparado y el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) está haciendo la investigación el caso.

El presidente de Recope denunció además que desconocidos abrieron fuego contra la casa de un funcionario de la institución que no se sumó a la huelga, -sin que hubiera heridos-, y que muchos otros han recibido amenazas anónimas.

 

Afectaciones

            De acuerdo con Mendoza, la huelga ha tenido un efecto mayor en tres sectores: Recope, la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) y el Ministerio de Educación, con diferentes grados de afectaciones.

            A pesar de que la participación de los trabajadores en el movimiento ha bajado desde que inició la huelga hace ocho días, según el ministro, hay efectos importantes como la suspensión de 38.000 citas y 1.200 cirugías en clínicas y hospitales de la CCSS.

            También se cancelaron las pruebas de bachillerato en colegios técnicos y miles de estudiantes no pueden asistir a clases, lo que implica que tampoco están recibiendo el servicio de comedor que en muchos casos de menores de escasos recursos, es la principal fuente de alimentación con que cuentan.

            El gobierno ha hecho lo posible por evitar que se suspenda la distribución de combustibles, pero en algunas regiones alejadas el país ya ha empezado a sentirse escasez, aseguro el ministro de Comunicación.

 

Uso de la fuerza

            Por su parte, el ministro de Seguridad Pública, Michael Soto, afirmó que “hemos llegado a un punto complicado, ya hemos sufrido atentados contra funcionarios, contra instalaciones del Estado con una evidente mano criminal, total y absolutamente delictiva”.

            “Por lo tanto, nosotros hacemos responsables de todos estos acontecimientos a los dirigentes de este movimiento”, apuntó.

            “El gobierno ha tratado de garantizar la seguridad de los ciudadanos, sin embargo la situación es grave y estamos valorando ser más enérgicos”, afirmó Soto, quien no obstante reiteró un llamado a la “tranquilidad y la cordura”.

            “No queremos chocar con nadie, no queremos lastimar a nadie, pero hay un clamor de la ciudadanía que está siendo afectada y debemos responder a ese clamor”, advirtió.