La Comisión Nacional de Emergencias (CNE), el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) y el Ministerio de la Vivienda tomaron medidas inmediatas para dar albergue, alimentación y ropa de emergencia a unas 40 familias damnificadas, entre las cuales se contabilizaron 210 adultos y 90 niños.

El Presidente Ejecutivo de la CNE, Alexander Solís, detalló en conferencia de prensa junto a los jerarcas del IMAS y del Cuerpo de Bomberos, que desde la noche del lunes se habilitó un albergue en la gimnasio de la localidad, donde hasta el momento hay 70 personas refugiadas.

El jerarca indicó que el IMAS proporcionó también suministros de alimentación e higiene personal y coordinó con la Asociación Obras del Espíritu Santo para la entrega de alimentos preparados, en el tanto el propio albergue organiza el servicio de cocina.

El Instituto de Acueductos y Alcantarillados (AYA) instaló tanques para el abastecimiento de agua del albergue.

Por su parte, el IMAS hizo una reserva inicial de 100 millones de colones para apoyar a las familias mediante subsidios que les permitan reponer algunas pérdidas como alimentos, ropa, enseres básicos o el pago de alquiler de vivienda.

“Desde este martes hemos destacado personal del IMAS para que haga las valoraciones necesarias para asignar recursos con los cuales las familias puedan atender sus necesidades básicas de forma oportuna. Para ello, hemos reforzado los recursos con que cuentan nuestras unidades locales”, informó el Presidente Ejecutivo del IMAS, Juan Luis Bermúdez.

El Cuerpo de Bomberos investiga las causas del siniestro, que estalló pasadas las 4 de la tarde del lunes e implicó el despliegue de numerosas unidades y personal de los organismos de rescate.

Ninguna persona resultó herida a causa del incendio, según los reportes oficiales.