“La violencia desenfrenada, el reclutamiento forzoso de jóvenes varones para unirse a las pandillas y la violencia sexual que enfrentan las adolescentes son motivo para que miles se aventuren a emigrar hacia el norte en busca de salvaguardar sus vidas” señala en su llamado a una acción urgente Amnistía Internacional al que se unió la Universidad de Costa Rica.

El informe de AI señala que la situación es tan grave que "en algunos sitios se cobra “peaje” a los estudiantes que se dirigen a sus centros educativos y la extorsión que viven choferes de buses y comerciantes para desarrollar sus actividades rutinariamente".

AI lanzó un llamado a la acción urgente: “los gobiernos centroamericanos le están dando la espalda a miles de personas, que en su afán de mejores condiciones de vida, inician una travesía que es tan peligrosa como permanecer en sus hogares.

Entre el 2010 y 2015 las deportaciones desde México aumentaron un 180%, y solo en el año 2015 más de 15.000 menores de edad emprendieron solos el viaje migratorio, para ser sometidos en México a tratos vejatorios, según denunció en mayo pasado la organización Human Right Watch, al asegurar que casi 16.000 centroamericanos fallecieron producto de esta coyuntura.

“Esta preocupación ha sido compartida por la Universidad de Costa Rica (UCR) a partir de distintas acciones isntitucionales que se expresan desde la investigación académica hasta la acción social que brinda apoyo a las poblaciones migrantes que conviven en el territorio costarricense”.

La Universidad confirma que los datos difundidos por AI se confirman en los estudios del Instituto de Investigaciones Sociales, cuyas últimas publicaciones, “No más muros” y “Migraciones en América Central” revelan las violaciones a los Derechos Humanos de los migrantes centroamericanos.

Asimismo, dice la UCR, quienes han logrado llegar a nuestro país han tenido el apoyo de la UCR por medio del Trabajo Comunal Universitario y la Extensión Docente, modalidades de la Vicerrectoría de Acción Social (VAS) que ejecutan proyectos dirigidos a las personas migrantes.

A este esfuerzo se unió el Centro Centroamericano de Población, en colaboración con la Organización Internacional para las Migraciones, que recientemente concluyó la “Primera Encuesta Nacional de Inmigración y Emigración en Costa Rica”, cuyos resultados aportarán valiosos criterios para la elaboración de políticas nacionales y regionales, así como para lograr un mejoramiento en la calidad de vida de los migrantes en el país.

También, en los próximos meses, concluirá un proyecto conjunto de la UCR y la Universidad Estatal a Distancia (UNED), con fondos del Consejo Nacional de Rectores (CONARE), que “procura articular dos grandes esferas: primero, la experiencia biográfica de la gente que viaja cargada de ilusiones y de miedos a que los deporten, agredan o maten. Segundo, entender qué ha pasado con las políticas públicas de la región y de los Estados Unidos”, explicó el Dr. Carlos Sandoval, investigador de la UCR y autor de los libros mencionados.

Las autoridades universitarias señalan que de esta forma la UCR reitera su compromiso y contribuye a salvaguardar los Derechos Humanos de los habitantes de la República, así como de los de los países vecinos.