Más de 100 participantes de 15 países de América Latina se reunieron en Brasilia para fomentar la creación de políticas que promuevan el desarrollo rural, la innovación y la comunicación y fomenten la cooperación entre los países de la región.

“Los retos del mundo rural requieren poner a los agricultoras y agricultoras familiares al centro del proceso de creación de las políticas públicas innovadoras, y dotarlos de mejores herramientas de comunicación para que puedan nutrir estos procesos con su saber propio”, señaló el Representante de la FAO en Brasil, Alan Bojanic.

El foro culminó con una declaración que destaca la necesidad de garantizar la inclusión social en todas las acciones y políticas de desarrollo rural territorial, y de construir procesos de comunicación eficientes para la elaboración, divulgación y participación de dichas políticas.

La declaración será un documento de trabajo para la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC, que se ha convertido en uno de los principales actores de la lucha contra el hambre en la región, y para la próxima Conferencia Regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

La Iniciativa Regional Agricultura Familiar y Desarrollo Rural Territorial de la FAO organizó el Foro Latinoamericano en colaboración con el Ministerio de Desarrollo Agrario (MDA) y el Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento (MAPA) de Brasil, y la Empresa Brasileira de Pesquisa Agropecuaria (EMBRAPA).

Desarrollo territorial e innovación

Según la FAO, la pobreza afecta al 47.9% de los habitantes de las zonas rurales de América Latina y el Caribe, y los focos de inseguridad alimentaria más resistentes se hallan también en dichas zonas.

Según los participantes del foro, enfrentar este desafío requiere de innovaciones institucionales, sociales y tecnológicas bajo un marco de políticas que integre la agricultura familiar, la gestión de riesgos, la protección social y la generación de empleo.

El desarrollo de nuevas políticas y estrategias de desarrollo territorial debe involucrar a las comunidades y organizaciones de bases respetando la diversidad y garantizando la participación de los actores en todo el proceso.

“Para ello es fundamental diseñar que escuchen los deseos y los conocimientos de la agricultura familiar”, afirmó Waldyr Stumpf, director de la Empresa de Investigación Agropecuaria de Brasil, Embrapa, agregando que estas políticas se deben compartir mediante una red efectiva de Cooperación Sur-Sur.

Comunicación para el desarrollo

Las iniciativas y servicios de comunicación rural facilitan el acceso a la información y abren canales de comunicación entre los actores rurales, conectando las instituciones de investigación, los organismos encargados de desarrollar la asistencia técnica y extensión rural (ATER), las organizaciones de productores, los agricultores familiares y las comunidades locales.

“Promover el desarrollo territorial rural requiere de un diálogo constructivo de saberes, que facilite el aprendizaje mutuo y la colaboración hacia soluciones novedosas, para influir en la formulación de políticas y programas de desarrollo inclusivos. Esto requiere de procesos y servicios de comunicación como parte de las políticas de agricultura familiar”, señaló Mario Acunzo, Oficial de Comunicación para el Desarrollo de la FAO.

Sin marcos institucionales y políticos que permitan el acceso equitativo a servicios de asistencia técnica, extensión y comunicación rural, no se podrá asegurar la participación activa de los agricultores familiares en los procesos de innovación y desarrollo local, explicó Acunzo.