El gobierno nicaragüense señaló en un comunicado que el canciller Santos dirigió a su colega costarricense Enrique Castillo una misiva, en la cual no sólo lamenta la decisión de seguir con la obra, sino que exige a Costa Rica su suspensión hasta que “cumpla los compromisos internacionales para garantizar que no se produciran daños”.

La presidenta Laura Chinchilla anunció hace unos días que el gobierno continuará la obra en el verano próximo, con la instalación de algunos puentes, luego de que la CIJ rechazara la solicitud de medidas cautelares contra Costa Rica por considerar que Managua no pudo probar que se causara daños al río.

Según Caldera, la Corte Internacional de Justicia (CIJ)  señaló, en la Orden del 13 de diciembre de 2013,  que Costa Rica admitió durante las audiencias orales su deber de no causar daño alguno transfronterizo con la realización de esas obras.

Dijo además que hace un mes representantes de Costa Rica se comprometieron ante la CIJ a no reanudar las obras hasta finales del 2014 o inicios de 2015.