Imagen. Foto: Roberto Sánchez. Cierre abrupto del Congreso es un duro golpe para el gobierno en el inicio de un año electoral que anuncia confrontaciones políticas.

En tiempos de la Asamblea Legislativa, el préstamo por $250 millones con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) continúa vigente tras un inicio abrupto y anticipado de las vacaciones del congreso, a pocos días de que caduque el plazo para aprobarlo, el 6 de enero.

Este martes, los diputados votaron a favor de ampliar las vacaciones desde el miércoles 16 de diciembre y hasta el 11 de enero. Antes de este trámite, y con el reloj en contra de votar el préstamo durante la última semana de trabajo, el jefe de la fracción liberacionista mantenía sus confianzas en la negociación política del préstamo, o sea, en el trámite a cargo del Poder Ejecutivo.

“El BID respondió no que no podían darle la prórroga, sino que no podían verla en las mesas de negociaciones porque cerraban el 16 de diciembre. Si hubiesen adelantado la solicitud en octubre o noviembre, posiblemente, el Banco les hubiera dado la prórroga y la Comisión de Hacendarios habría tenido más tiempo de analizar en qué iba a ganar el Gobierno con estos $250 millones. Porque no lo decía, era un gasto abierto”, afirmó el jefe verdiblanco, Luis Fernando Chacón, en una entrevista con este Semanario.

UNIVERSIDAD informó el pasado lunes de que un acuerdo interno de la fracción verdiblanca, mayoritaria en el congreso, fue el principal obstáculo para la dispensa de trámites del proyecto, necesario para darle celeridad a su aprobación y, de esta forma, cumplir con la fecha límite para el cumplimiento del contrato, el 6 de enero.

El martes 15 de diciembre, antes del receso anticipado, el presidente Carlos Alvarado llamó por teléfono al diputado Chacón para presionar el trámite. El jefe del PLN recomendó “que siguiera conversando con los diputados, no solo del PLN sino de las demás bancadas que tienen preocupaciones más que técnicas, porque técnicamente lo tenemos claro: es un empréstito de buenas condiciones, con buenos plazos, buen interés, y períodos de gracia”.

Chacón argumenta que los diputados no quieren aprobar más gasto corriente, sino condicionar que el préstamo “en caso de darse, sean para pagar deuda, intereses y no para gasto corriente”.

A las puertas de la campaña electoral, del 2022, las preguntas que sí tienen los diputados son de índole político.

“Me parece que el Gobierno debe de meter en la fórmula una variable que se llama tiempo electoral. Tanto que se vean ellos metidos allí, porque no están excluidos, como el resto de los partidos políticos”, respondió Chacón a UNIVERSIDAD sobre si el Ejecutivo carece de olfato político para sus planes en el Legislativo.

“A mí me parece que, con el crédito del BID, lo que sobró fue demasiada confianza de parte del Ejecutivo. La Asamblea Legislativa le ha aprobado más de $1.750 millones al Gobierno. Hemos apoyado a los eurobonos, todos los empréstitos, (el de) Hacienda Digital. Creo que ellos creyeron que este empréstito iba a pasar y no se preocuparon por los tiempos. Me parece que si ellos lo hubieran tenido en su agenda… La solicitud que le hicieron al BID el 5 de diciembre ya era tardía”, afirmó Chacón en entrevista.

Pese a estas afirmaciones del jefe verdiblanco, el representante de este Banco, José Ramón Gómez, escribió al Ministerio de Hacienda el 5 de diciembre que no es posible proceder con la solicitud de extensión por las “políticas del Banco para la entrada en vigencia del citado Contrato de Préstamo” que establecen un plazo de 180 días para que el préstamo entre “en vigor”.

“A su vez, las políticas que regulan este instrumento establecen que dicho plazo no es prorrogable. Esta condición obedece a la naturaleza del instrumento y su objetivo, con el fin de limitar los plazos de respuesta durante la etapa de emergencia”, afirman en dicha carta.

Al cierre abrupto de las sesiones legislativas, ordenado por los diputados para paliar nuevos brotes de COVID-19 en oficinas de la Asamblea Legislativa, la Comisión de Hacendarios continuó con el trámite normal del préstamo.

Ayer martes, recibieron en audiencia al presidente del Banco Central, Gonzalo Cubero; y a la ministra de Planificación, Pilar Garrido. Quedó pendiente una audiencia con la contralora Marta Acosta, previamente agendada para este miércoles 16 de diciembre.

Esta mañana de miércoles, el presidente Carlos Alvarado sostuvo un encuentro con el representante del BID, José Ramón Gómez; no obstante, la agenda de conversación publicitada no especificó sobre si incluyeron el empréstito de $250 millones.