Como era previsible, la estrategia colombiana consistiendo en cuestionar la competencia de la CIJ no surtió mayor efecto, y sus pretensiones fueron rechazadas por los jueces de La Haya. Lo fueron de forma unánime por parte de los integrantes titulares de la CIJ, lo cual podría augurar tiempos difíciles para Colombia de cara al procedimiento ulterior sobre el fondo.

La decisión de este 17 de marzo del 2016 se encuentra disponible aquí en lo que concierne a la segunda demanda de Nicaragua presentada formalmente el 26 de noviembre del 2013; y en este otro enlace se encuentra la decisión de la CIJ relativa a la primera demanda presentada por Nicaragua el 16 de setiembre del 2013.

Ambos fallos leídos hoy en La Haya son textos muy similares en cuanto a su redacción, en la medida en que Colombia utilizó y repitió varios de los argumentos en ambos intentos para esquivar la competencia de la CIJ. En la parte final de ambos fallos, se encuentra el resultado de la votación de quince contra uno, el único voto que se desmarcó siendo el del juez ad hoc designado por Colombia. Una evidencia más del poco eco a las posiciones de Colombia en el seno mismo de la CIJ.

Ante la contundencia del rechazo a sus pretensiones, a las pocas horas de leídas las dos sentencias, el Presidente Santos anunció que Colombia no comparecerá más ante la CIJ (ver nota de prensa). La no comparecencia, prevista en el Reglamento y en el Estatuto de la CIJ, en nada afecta el procedimiento ante la CIJ sobre el fondo: bien lo saben los Estados Unidos quiénes optaron por esta misma actitud en 1984 cuando la CIJ se declaró competente para conocer una demanda interpuesta por Nicaragua.

Es de precisar que el fallo de la CIJ sobre el fondo del 26 de junio de 1986 es considerado en la literatura especializada como uno de los mejores fallos jamás redactados por los integrantes de la CIJ. Parte de esta característica se debe al hecho los argumentos del demandante (Nicaragua) no encontraron objeción alguna durante el procedimiento sobre el fondo, y que los jueces optaron, dos años después, por darle a cada uno el alcance requerido desde el punto de vista jurídico.

Sobre la inédita estrategia de Colombia y algunos otros detalles, remitimos al lector a la siguiente nota previa publicada el 9/03/2016, cuya versión más extensa fue editada bajo el siguiente título: "Próxima decisión de la CIJ sobre las excepciones preliminares presentadas por Colombia ante demandas de Nicaragua", publicada en el sitio jurídico Derechoaldia, en el sitio jurídico especializado en derecho internacional de DIPublico así como en Hablando Claro, entre otros portales.

La no comparecencia tiene como efecto el acelerar los plazos: en el caso de la demanda interpuesta por Estados Unidos contra Irán debido a la ocupación de su embajada en Teherán, Irán optó por no comparecer ante la CIJ: la demanda fue interpuesta por Estados Unidos el 29 de noviembre de 1979, la sentencia de la CIJ leída el 23 de mayo de 1980.

(Publicado también en Curso de Derecho Internacional. Costa Rica)

Profesor de Derecho Internacional Público, Facultad de Derecho, UCR.
También por Nicolas Boeglin: