Viceministros y delegados del Movimiento por y para Limón en Casa Presidencial

En los últimos años, Limón se ha visto expuesta a grandes cambios y a una profunda reestructuración de las fuentes de trabajo que tradicionalmente sustentaron la economía de la provincia y familiar. La privatización de la operación de la terminal portuaria de APM Terminal, que opera bajo una nueva modalidad laboral y el vaciamiento de la actividad de los puertos históricos de Limón y Moín, ha generado la más grave crisis de empleabilidad, económica y social que se ha registrado en esa provincia.

El Movimiento por y para Limón reveló, este lunes, que el desempleo en la provincia Limón es del 47%, muy por encima de la media país del 12%, un porcentaje de por sí crítico. Los líderes advirtieron de la gravedad de la situación que agobia a los trabajadores y a sus familias, que se encuentran en un callejón sin salida, que no se resuelve con buenas intenciones sino con un plan de trabajo que responda a la realidad y el financiamiento que requiere.

Según la vocería del Movimiento, el desempleo aumenta semana a semana en empresas las Seporatla, Dole, Chiquita, Servinave, Cadesa, Seaboard Marine, hasta alcanzar más de 1.000 desempleados en las últimas semanas mientras que por otro lado, se anuncia la reducción de personal en Predios y otras empresas como Del Monte, que están en pleno proceso despido de trabajadores.

Pero la máxima preocupación de los limonenses es el anuncio del inminente cierre técnico de la Junta Administrativa de Puertos de la Vertiente Atlántica (JAPDEVA) debilitada por el monopolio de operación portuaria de una transnacional ultra tecnificada que por un lado no genera empleo y por otro vació la actividad de los puertos de Limón y Moín y con esto, los recursos que generaban a JAPDEVA, para ser invertidos en obras provinciales, proyectos productivos y comunales.

El Movimiento por y para Limón responsabilizó a los gobiernos de los expresidentes Oscar Arias y Laura Chinchilla y al Partido Liberación Nacional (PLN), de la imposición de un modelo de vaciamiento de la economía y la producción en el caribe, que fue avalado también por la Unidad Socialcristiana (PUSC), y después por el partido oficial, Acción Ciudadana (PAC) “que se sumó a la ceguera de no ver el efecto del monopolio privado en la carga nacional de naves portacontenedores Full container de la APM Terminal”.

Los líderes de Limón recordaron que desde el momento en que se propuso el proyecto de la nueva terminal de contenedores de Limón, diversos sectores advirtieron de los efectos destructivos que tendría sobre la economía, el empleo y la sociedad el monopolio de esta transnacional “que no aporta nada a Limón, pues sólo hace negocio con la carga que genera la economía nacional”.

El documento que se entregó al gobierno este lunes, fue elaborado en reuniones en las que participó casi un millar de líderes y ciudadanos limonenses, y que fue aprobado el pasado viernes, 15 de marzo, en una asamblea abierta en el Gimnasio Eddy Bermúdez de aquella ciudad.

La iniciativa fue entregada por los representantes de los sectores sociales, empresariales, sindicales y académicos que conforman el “Movimiento social por y para Limón”, a los viceministros de Trabajo del área social, Natalia Álvarez, del área laboral, Ricardo Marín, y de la Presidencia, Juan Alfaro, que pidieron “atención prioritaria”.

Por su parte, los viceministros aseguraron que existe en el gobierno el interés para buscar soluciones conjuntas. “Los problemas que enfrentamos en Limón no son solo de ustedes, son un problema país y como tal lo estamos asumiendo”, dijo el viceministro de la Presidencia, Alfaro, que comprometió al gobierno a “analizar de forma expedita el documento” y reconoció que “los retos que enfrenta Limón son enormes” por lo que, dijo, “nos comprometemos a tener una respuesta en el menor tiempo posible”. Según el acuerdo al que llegaron este lunes, la respuesta debe estar lista la próxima semana.

La viceministra Álvarez recalcó que el Gobierno está trabajando con la mirada puesta en el Caribe. “Detrás de cada reunión que hemos realizado en Limón hay muchos encuentros en San José para abordar temas de planificación, procesos de incidencia y propuestas”, indicó. “Comprendemos la inmediatez con la que se requieren soluciones, algunos procesos para dar solución a estos problemas ya se están desarrollando en Limón”, afirmó.

A mediados del mes de febrero, el presidente Alvarado participó en la instalación de la Mesa Caribe, iniciativa que une esfuerzos del sector público, empresarial, la academia y sociedad civil, para desarrollar una intervención ordenada. La Mesa trabaja en cuatro ejes: Desarrollo Agropecuario, Pesquero y Rural; Seguridad Humana; Empleabilidad, Innovación y Seguridad Social; e Infraestructura, Movilidad, Transporte y Ordenamiento.

Los esfuerzos de gobierno han sido tímidos e insuficientes ante la avalancha que recorre el litoral caribe costarricense. Una provincia en la que la acción gubernamental nunca estuvo a la altura de sus necesidades y que, pese a las condiciones de su precaria economía ahora se tambalea ante un gigante transnacional que creó un enclave portuario cerrado ante las necesidades de las comunidades.