La medida buscar levantar un registro nacional de pozos, del cual carece el país, con el fin de asegurar la sostenibilidad del recurso hídrico para la población en general y, en particular, para los mismos agricultores, según las autoridades.

Las disposiciones que regulan la inscripción y funcionamiento de pozos están contenidas en un reglamento suscrito por el presidente Carlos Alvarado, los ministros Carlos Manuel Rodríguez y Renato Alvarado, de Ambiente y Agricutura respectivamente, así como la presidenta del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados, Yamileth Astorga.

El decreto establece una simplificación de trámites para la inscripción y registro regulado de pozos, así como el trámite para la obtención de una concesión de aprovechamiento de aguas, la cual será otorgada siempre que el pozo no se encuentre en zona con algún tipo de restricción.

“El acceso al agua es un derecho esencial para la ciudadanía (…) y contar con un registro nacional de concesiones de agua con datos científicos y actualizados nos permite conocer un mejor escenario para enfrentar los impactos negativos del cambio climático", explicó el ministro Rodríguez.

Por su parte, el presidente Alvarado manifestó que la reglamentación es de una gran importancia para garantizar la sostenibilidad del recurso hídrico para la población en general y, muy particularmente para los sectores productivos.

La inscripción es obligatoria para los pozos perforados con maquinaria especial, no para los artesanales, de uso doméstico, ni para los operadores de sistemas de distribución de agua poblacional, como las Asadas.

Yamileth Astorga, presidenta ejecutiva de AyA, destacó la importancia de este reglamento para los operadores de agua, como la institución que preside. “Es una acción positiva y necesaria para que el MINAE pueda tener mayor control respecto al aprovechamiento del recurso hídrico y así los operadores de los servicios de agua potable podamos tener claridad respecto al balance existente en las diferentes regiones”, acotó.