Las declaraciones de Moscú refuerzan la postura que este miércoles expresó el canciller ruso, Serguei Lavrov, quien calificó de “inaceptables” a las declaraciones del presidente Donald Trump. La semana pasada, el titular de la Casa Blanca había advertido sobre la “opción militar” contra el gobierno de Nicolás Maduro.

"Tenemos nuestras tropas en todo el mundo, en lugares muy, muy lejanos" y Venezuela "no está lejos", dijo Trump. El rechazo del gobierno bolivariano de Venezuela y de varios países Latinoamericanos fue rotundo, y el pronunciamiento de la Federación Rusa les da mayor respaldo.

"Consideramos esas declaraciones como un ataque no solo contra Caracas sino contra la región", afirmó la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, a la vez que aseguró que "en Venezuela ya se observan los primeros signos de disminución de la confrontación con uso de fuerza".