"Esta baja en la calificación no responde a una desmejora repentina en la situación de la economía o en las finanzas públicas; sino que es consecuencia de un deterioro en la situación financiera del Gobierno Central que se ha acentuado durante los últimos seis años", señaló el BCCR en un comunicado.

Tampoco es esperable que se produzca cambios importantes en el nivel de las reservas internacionales.

Sin embargo, la entidad llamó la atención sobre lo preocupante del déficit financiero del gobierno central, el cual tenderá a crecer a niveles “insostenibles” si no se toman las medidas correctivas necesarias.

El Banco Central ha advertido la necesidad de una “reforma fiscal estructural” que genere mayores ingresos al gobierno, una opción que el gobierno del presidente Luis Guillermo Solís no ha considerado al menos para sus primeros dos años.

El miércoles, el presidente pidió calma ante el problema y dijo que el cambio en la calificación de la empresa Moody’s aunque preocupante, no significa “el desplome del país”.

Solís recordó que hay una serie de medidas que su gobierno ha anunciado y que se encuentran en proceso de ejecución para reducir de manera importante el déficit fiscal, incluido un proyecto de ley para controlar la evasión y elusión tributarias, un sistema de control de gastos e ingresos y recortes en diferentes rubros.

Contralora: recorte de 200.000 millones

Mientras tanto, la contralora general, Martha Acosta, hizo una propuesta para reducir el presupuesto de 2015 ante la Comisión de Asuntos Hacendarios de la Asamblea Legislativa, en unos 200.000 millones de colones, lo cual permitirá reducir el déficit en unos 0,7 puntos porcentuales.

La estimación se basa en el hecho, repetido en los últimos 7 años, de que las instituciones no logran ejecutar la totalidad del presupuesto.