González Sanz dijo que el impulso a la candidatura de Odio Benito para integrar un tribunal internacional de derechos humanos es parte del plan de gobierno de la Administración Solís Rivera que tiene en la promoción de los derechos humanos un componente esencial.

Agregó que el gobierno está convencido de los valiosos aportes que por su experiencia y formación como jueza internacional en organismos como la Corte Penal Internacional y el sistema interamericano de derechos humanos podría dar la jurista costarricense.

Odio Benito ocupó el cargo de Vicepresidenta de la República durante la administración Rodríguez Echeverría y de 2003 a 2012 se desempeñó como jueza y Vicepresidenta de la Corte Penal Internacional (CPI), también fue jueza de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)

Durante el presente año, recibió el Doctorado Honoris Causa de la Universidad Nacional (UNA) y el Premio Rodrigo Facio Brenes de la Universidad de Costa Rica.

“La decisión de la cancillería y el gobierno de proponer mi nombre para las próximas elecciones de jueces de la Corte IDH me honra mucho”, dijo Odio Benito en declaraciones al programa radial de Amelia Rueda.

“Esta es una nueva ocasión en que siento un llamado para aportar lo que puedo ofrecer con mi experiencia y con mi formación como jueza internacional, esta vez en la causa de los derechos humanos que ha sido por lo que he luchado siempre, sobre todo en la causa de los derechos de las mujeres”, agregó.

El gobierno de Costa Rica ya inició contactos con los países de la región en el marco de las reuniones del Sistema de Integración Centroamericano (SICA) y también se desplegarán acciones en el ámbito de trabajo de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) informó el ministro del Exterior, González Sanz.