Edimburgo. El ex ministro británico para Europa, Michael Moore, declaró poco antes se conocieran los resultados de Glasgow: “Glasgow y Edimburgo, podrían dar la vuelta a la situación, aunque espero que no, pero lo que veo es una tendencia: hay un patrón difícil de explicar, zonas del SNP [Partido Nacionalista Escocés] en las que no han votado por la independencia. La realidad es que la sociedad está dividida, es que Escocia está dividida, el país entero está dividido y hay ciudades enteras que están divididas”.

Como se esperaba, las zonas más prósperas de Escocia han votado a favor de seguir dentro de Reino Unido y las zonas más pobres han votado por la independencia, aunque de forma suficiente. Y en algunas, como en East Ayrshire, el no acabó imponiéndose por sorpresa (47%-53%).

ADVERTISEMENT

Para el primer ministro David Cameron es más un alivio que un triunfo político. Su decisión de eliminar de la consulta la opción de acceder a mayor autonomía como alternativa a la independencia acabó abocando el país a la división a la que aludía el ministro Moore. Y el vertiginoso ascenso del sí en las últimas semanas le obligó a poner sobre la mesa un paquete de poderes autonómicos mucho más ambiciosos de lo que él había calculado.

Para Alex Salmond es una victoria relativamente dulce. Aunque los independentistas han perdido el referéndum de forma nítida, no han sido aplastados, han sacado de él la posibilidad de obtener amplios poderes fiscales, sociales y laborales y han provocado un renacer del debate político de base que deja malparados a los partidos tradicionales y debilitados a los líderes de Westminster.

Otros secesionismos: Flandes busca autonomía sin ruptura

La participación se encamina a batir récord históricos, muy por encima el 80%, aunque en Glasgow se quedó algo por encima del 75%. Quizás allí muchos electores laboristas se inclinaron al final por la abstención y evitar así el voto a favor de la unión que les pedía el Partido Laborista y el voto a favor de la independencia que les pedía el cuerpo.

Los resultados de Aberdeen, en el noreste escocés, hicieron despegar del todo la candidatura unionista, poco antes de las seis de la mañana. El no venció con un 59% de las papeletas, frente al 41% obtenido por el sí. Unos minutos antes de hacerse público el resultado en Aberdeen, el consejo de Dumfries informó de que el no reunió un aplastante 66% de los apoyos, mientras que el sí logró un 34%.

La jornada de escrutinio comenzó a cuentagotas. Los consejos municipales más pequeños en términos electorales empezaron a ofrecer resultados sobre el referéndum poco antes de las dos de la mañana, hora española. En Clackmannanshire, la primera municipalidad en ofrecer resultados, el no ganó con un 54% de las papeletas, por un 46% del sí. En Orkney Islands, el no obtuvo un 67% de los apoyos, frente al 33% del sí. Con un tamaño similar, el 64% de los electores de Shetland Islands voto no a la independencia, y un 36% lo hizo por el sí. En Eilean Siar, el no venció por seis puntos, con un 53% de los votos frente al 47% de papeletas independentistas.

La primera victoria para el sí ha llegado en Dundee, en el este de Escocia, con un porcentaje electoral del 2,77%, poco antes de las cinco de la mañana (hora española). Los independentistas se hicieron con un 57% de los votos, mientras el no cosechó un 43% de las papeletas. Unos minutos después fue el consejo de West Dunbartonshire el que celebró la mayoría independentista, con un 54% de los votos, frente a un 46% de papeletas unionistas. El consejode North Lanarkshire también informó de la victoria ajustada del sí con un 51% de los apoyos. En el alero se quedó el triunfo del sí en Inverclyde, en el que los independentistas perdieron con un 49,9% de los votos, frente a un 50,1% de los unionistas.

En Renfrewshire (3,14% del electorado) vencieron los partidarios de permanecer en Reino Unido con un holgado 62% de los apoyos, mientras la candidatura independentista registró un 43% de los votos. También fue amplía la victoria del no en East Lothian, con un 62% de adhesiones al unionismo, y en Stirling, con un 60%. Los partidarios de seguir en el seno del Reino Unido ganaron el referéndum de igual modo en Midlothian, donde lograron un 56% de apoyos, por un 44% de los independentistas, y en Falkirk, con una ventaja más reducida del no (53%), frente al sí (47%).

Los unionistas se alzaron igualmente con la mayoría en las urnas en los consejos de East Dunbartonshire (61%), East Renfrewshire (63%), North Ayshire (51%), Perth & Kinross (60%), Scottish Borders (66%), South Ayrshire (58%), South Lanarkshire (55%) y West Lothian (55%).

El dinero se inclina hacia el no

Los inversores apostaron ya ayer claramente por una victoria del no. La Bolsa de Londres y la libra esterlina registraron subidas en la jornada del jueves, lo que se interpretó por los analistas como una apuesta por la victoria de quienes defienden la permanencia de Escocia en Reino Unido, informa Alicia González. La divisa británica llegó a cotizar a su nivel más alto frente al euro en dos años, aunque al cierre cedió ligeramente posiciones hasta situarse en los 1,271 euros por libra. En el caso del índice principal de la bolsa de Londres, el FTSE 100, cerró la jornada bursátil con una subida del 0,52%, hasta los 6.815 puntos.

Durante la jornada electoral se formaron grandes colas a las puertas de los colegios electorales, y un 80% de los 790.000 ciudadanos que pidieron votar a distancia ejercieron su derecho.

Los escoceses se lo han tomado muy en serio. 4.285.323 personas se apuntaron en el registro electoral, el 97% de los que tenían derecho a registrarse. Uno de los primeros en votar ayer fue el ministro principal escocés, Alex Salmond. "Es un momento extraordinario. Es una oportunidad que solo se presenta una vez en la vida", declaró a la salida del colegio electoral. El ex primer ministro británico Gordon Brown también ha sido uno de los primeros en acudir a las urnas.

En España, los partidos nacionalistas también están pendientes de la consulta. El presidente catalán, Artur Mas, comparecerá mañana ante los periodistas poco antes de que el Parlamento de esa comunidad autónoma celebre el pleno para aprobar la Ley de Consultas, que ampara el referéndum secesionista que plantea la Generalitat.

La agenda del referéndum

• Los escoceses y demás residentes en Escocia mayores de 16 años han votado desde las siete de la mañana de este jueves (las ocho en la España peninsular). Los colegios electorales han cerrado a las diez de la noche (las once en la España peninsular).

• Los resultados no se conocerán hasta las seis o las siete de la madrugada (hora peninsular española) del viernes.

• A las dos de la madrugada (las tres en la España peninsular) se conocerán los resultados de los siete primeros consejos en los que se vota. Suponen el 15% de los votos.

• Alrededor de las cuatro de la madrugada (las cinco en la España peninsular) ya estarán contados el 70% de los votos. Aun así, el resultado no será fiable porque hasta las cinco de la madrugada (las seis hora peninsular española) no se estarán escrutados los votos de Glasgow y Edimburgo, que suponen el 20% del electorado.

• A las cinco de la madrugada (las seis en la España peninsular) ya habrán sido contados el 95% de los votos. Si para entonces el resultado es muy ajustado, aún habrá que esperar hasta conocer los datos de Aberdeen, la capital petrolera, último lugar en el que se realizará el escrutinio.