Sin embargo, el diputado Otto Guevara afirmó en el plenario legislativo que ninguno de los dos condenados secuestró a funcionario público alguno y que se les está condenando por lo que hicieron otros.

"Dicen que fueron instigadores y que por eso les están metiendo doce años de cárcel a cada uno, algo parecido a lo de Leopoldo López (dirigente opositor venezolano condenado a 13 años de prisión). Si ayer levantamos la voz en favor de Leopoldo López, hoy no podemos quedarnos callados ante lo que acaba de ocurrir a Rolando Barrantes y Iván Angulo en los tribunales de Pococí", afirmó Guevara.

Guevara y Vargas interpusieron un recurso de amparo en favor de los detenidos, a quienes el tribunal de Pococí les impuso prisión preventiva por peligro de fuga, pese a que ambos activistas sociales han afrontado responsablemente un proceso judicial de 15 años.

Para la diputada Fallas, la condena al regidor de Pococí y al dirigente de Conatrab, es un eslabón más de la estrategia de criminalización de la protesta social que se aplica en el país, y que apunta a amedrentar a la ciudadanía para que no participe en marchas, protestas ni medidas de presión por reivindicaciones planteadas desde el movimiento social.

“Quiero ver a las personas que tanto han despotricado contra el gobierno de (Nicolás) Maduro por la sentencia de Leopoldo López, alzar la voz hoy contra la criminalización de la protesta social aquí en Costa Rica, o será que nuestro país está fuera de sus intereses”.

El actual regidor Iván Angulo Vargas, y el dirigente bananero Orlando Barrantes Cartín, condenados a 14 y 12 años de prisión respectivamente por el Tribunal Penal de Pococí este miércoles, apoyaban a compañeros afectados por el agrotóxico Nemagón para que se les brindara atención médica especializada y se prohibiera la peligrosa sustancia, en la manifestación del 12 de diciembre del 2000, convocada por el Consejo Nacional de Trabajadores Bananeros (Conatrab).

En el año 2.000 y ante la indiferencia del gobierno que se negó a atender los reclamos de los trabajadores bananeros afectados por el peligroso agroquímico Nemagón, Conatrab llamó a bloquear la Ruta 32 en la entrada de Guápiles.

De acuerdo con informaciones de la época, Barrantes que era dirigente de Conatrab, no participó en el bloqueo por el que se le condenó, ya que estaba reunido con representantes del gobierno para encontrar soluciones a los reclamos.

Desde entonces, Angulo y Barrantes han pasado por tres juicios hasta la condena que se conoció este miércoles. Primero, la Fiscalía apeló la sentencia porque el Tribunal calificó el delito que se les imputaba como una retención, con una pena de 3 años.

En la segunda sentencia, en 2013, fueron absueltos por el principio “in dubio pro reo” ante la imposibilidad de establecer la veracidad de los cargos.

En el último juicio, 15 años después de ocurridos los hechos, la sentencia impone penas de 14 y 12 años de prisión contra Angulo y Barrantes porque el Tribunal Penal recalificó el cargo de retención por el de secuestro.

Este fallo será apelado por los defensores de los imputados.

El Tribunal Penal de Pococí estuvo integrado por los jueces Yuliana Vallecillos, quien presidió, María Sanders y Sergio Ramos.

El parte policial que da cuenta de la sentencia explica que: En la manifestación, los oficiales detuvieron a varias personas lo que enfureció a unos cuantos que la emprendieron contra la policía. Los uniformados fueron capturados, golpeados y los tuvieron esposados varias horas a un tanque cisterna.

Agrega que “tras 12 horas de negociaciones, el Gobierno y manifestantes llegaron a un acuerdo para canjear a los policías por manifestantes detenidos”.

En el texto, el Ministerio de Seguridad no hace referencia a un secuestro pero la frase con que titula el comunicado dice: “15 años después un Tribunal condena a dos hombres por secuestrar a Policías”.