En el marco de la reunión de países de la ALADI, el canciller, Héctor Timerman, sostuvo que la cumbre de los países más ricos del mundo, que se celebrará en Cannes, "deberá brindar certezas sobre la idoneidad y la efectividad de respuesta a través de políticas concretas, específicamente diseñadas para enfrentar la crisis económica y financiera".

El canciller argentino señaló que los países latinoamericanos "no estamos diciéndole a Europa o a Estados Unidos cómo deben resolver sus problemas sino que, dado que una recesión en esos mercados o una crisis en los centros financieros internacionales afectarían al resto del mundo, nos urge percibir una respuesta, idónea, que despeje los niveles excesivos de incertidumbre sobre el futuro. (...) En otras palabras, Cannes no puede reducirse a la mera descripción de los avances de una agenda de mediano plazo en la que se trabajó técnicamente este año, obviando una respuesta y un mensaje muy claros a los problemas acuciantes de la coyuntura", añadió.

Entre las propuestas que se podrían analizar en el encuentro de Francia del 3 y 4 de noviembre próximos, figuran la creación de un gravamen a las transacciones financieras internacionales, hecho que la Argentina considera "viable" si se suma un número importante de naciones a la iniciativa. Timerman también consideró necesario que el G20 formule un pronunciamiento claro en contra de los "paraísos fiscales".

Los países miembros de la ALADI reafirmaron la necesidad de llevar una voz común al G20 y fortalecer la cooperación para enfrentar la crisis mundial. "América latina puede llegar a ser un actor, en un mundo que se configura, nos guste más o nos guste menos, por regiones", dijo el secretario general de la asociación, el argentino Carlos "Chacho" Álvarez, al inaugurar el encuentro. Álvarez sostuvo que el continente "puede llegar a ser un actor importante que tenga voz y voto en el mundo que se está preconfigurando" y agregó que la ALADI "es un buen organismo para hacer un seguimiento de las conclusiones, de los debates y los efectos del foro del G20".

Por su parte, el vicepresidente de Uruguay, Danilo Astori, señaló que los latinoamericanos "tenemos que articular líneas colectivas de acción en la región y la representación de esas políticas en los organismos multilaterales como el G20".

Del encuentro, participan el representante de Dilma Rousseff ante el G20, Valdemar Carneiro Leão, y su par de México, Roberto Marino; el vicecanciller del Uruguay, Roberto Conde; el ministro de Economía uruguayo, Fernando Lorenzo; el de Hacienda de Paraguay, Dionisio Borda; la secretaria General de la UNASUR, María Emma Mejía; la secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, y el Alto Representante del MERCOSUR, Samuel Pinheiro Guimarães.