En el acto, realizado en el palacio federal Legislativo de Caracas, estuvieron ausentes los gobernadores de la oposición, quienes rechazan subordinarse a la Constituyente. “Quiero felicitar a los gobernadores opositores y están formalmente convocados a presentarse ante la Asamblea Nacional Constituyente”, dijo desde la tribuna  Rodríguez, sin lanzarles de momento advertencias, antes de firmar un decreto con el cual juramentó a los gobernadores oficialistas proclamados.

El decreto señala que los gobernadores se encuentran subordinados a la Constituyente, como el órgano plenipotenciario que convocó los comicios. No está claro qué pasará si los opositores son destituidos, pero la Constituyente, con poderes absolutos, puede decidirlo.

Según la ley, los gobernadores deben jurar ante los consejos legislativos locales, la mayoría oficialistas. Los consejos legislativos regionales controlados por el chavismo en los cinco estados ganados por la oposición advirtieron que no juramentarían a los nuevos gobernadores si no reconocen a la Constituyente. “Si ustedes tenían esa intención, ¿Por qué nos proclamaron?”, preguntó la gobernadora electa de Táchira, la socialdemócrata Laidy Gómez.

Rodríguez señaló que la Constituyente esperará la comparecencia de los gobernadores electos opositores para su juramentación. Asimismo, aplaudió el informe que presentó Tibisay Lucena, sobre las elecciones. “Nuestro sistema electoral es orgullo nacional, es un modelo que preserva la voluntad de cada venezolano”, afirmó.

La juramentación se realizó después que el Consejo Nacional Electoral (CNE) proclamara en la madrugada al general retirado Justo Noguera como gobernador electo en la región de Bolívar, otorgándole un ajustado triunfo sobre el opositor Andrés Velásquez, quien anunció la impugnación de los resultados.

La coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) sigue sin reconocer los resultados de las elecciones, alegando que hubo irregularidades, principalmente el cierre de cientos de centros de votación y la reubicación de sus electores a otros centros alejados. Sin embargo no ha presentado pruebas concretas de fraude y la denuncia no ha sido acompañada por los veedores internacionales que monitorearon el comicio. La MUD aseguró en un comunicado que no caería “ante el chantaje de la fraudulenta Constituyente”, y que sus gobernadores sólo se someterán al mandato de la Constitución.

El presidente Nicolás Maduro celebró los resultados que dieron al oficialismo 18 de las 23 gobernaciones y el 54 por ciento del voto nacional, contra 45 por ciento de la oposición. 

La oposición se anotó dos gobernaciones más de las que tenía desde 2012, pero perdió las tres que alcanzó en aquella contienda (Amazonas, Miranda y Lara), de las cuales Miranda era el principal bastión opositor del país.

En una declaración, la MUD dijo que sus gobernadores solo se subordinarán a la Carga Magna y al pueblo, por lo que rechazaron acudir a la sesión de la Constituyente, un órgano controlado totalmente por el chavismo y que declara tener poderes plenipotenciarios.

Ante el desconocimiento de la oposición a la Constituyente, Maduro advirtió antes de las elecciones que el gobernador electo que la desconozca no podrá asumir el cargo.

“Ante el chantaje de la fraudulenta Constituyente, la MUD reitera ante el pueblo de Venezuela y la comunidad internacional que los gobernadores electos solo se someterán al mandato establecido en la Constitución y las leyes de la república; por tanto nada más prestarán juramento ante Dios y los consejos legislativos respectivos y no ante la fraudulenta Asamblea Constituyente”, indicó.

“¿Dónde está el fraude? ¿Cuáles son las pruebas? Estamos seguros de la limpieza y la pureza de los resultados”, dijo la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, invitada a la sesión de la Constituyente, al defender un “proceso impecable”. Maduro afirma que Venezuela tiene el sistema electoral “más perfecto del mundo”. El martes dijo que con el mismo CNE se harán los comicios municipales -aún sin fecha- y las presidenciales de fines de 2018.

“Elecciones con o sin oposición”, retó Maduro, animado por 54 por ciento de votos a nivel nacional que obtuvo el oficialismo.

La oposición, que figuraba favorita en los sondeos, denunció una serie de irregularidades en el proceso, pero la MUD empezó a reconocer responsabilidad, ahondando sus divisiones. Uno de los líderes de la MUD, Henry Ramos, a cuyo partido Acción Democrática pertenecen cuatro de los cinco gobernadores electos, admitió que les “afectó terriblemente la abstención”.