El príncipe Guillermo y su esposa Catalina, asistieron a la primera ceremonia de premiación.

El reconocimiento, con una dotación de 1 millón de libras esterlinas (1,3 millones de dólares) fue anunciado este domingo por el príncipe Guillermo, heredero de la corona, y la princesa Catalina, duquesa de Cambridge, en una actividad transmitida en simultáneo en los 15 países seleccionados como finalistas, cinco por cada una de las tres categorías premiadas.

El fallo destaca la política de Pago de Servicios Ambientales (PSA) a comunidades y propietarios de fincas iniciada en 1997, liderada por el Fondo Nacional de Financiamiento Forestal (FONAFIFO), del Ministerio de Ambiente y Energía, y  por su exitoso modelo de conservación, que ha permitido que un alto porcentaje de la biodiversidad esté hoy bajo resguardo en las  Áreas Silvestres Protegidas (ASP).

“El país hoy le demuestra una vez más al mundo que somos pioneros en desarrollar de manera exitosa modelos de conservación en tierra y, gracias a ello hemos sido ganadores de la iniciativa Earthshot Prize”, afirmó el presidente Carlos Alvarado.

El mandatario dijo además que el premio en efectivo será utilizado para “replicar y fortalecer estos modelos en conservación marina”…  “sabemos que debemos ser diligentes y actuar ya para contrarrestar los impactos del cambio climático (en los océanos), o los efectos serán irreversibles”.

Alvarado detalló que, aunque en Costa Rica el 92% del territorio es marino, solo 2,7% está bajo esquemas de áreas marinas protegidas, por lo que el gobierno invertirá los recursos obtenidos con el premio para replicar el modelo de conservación de ecosistemas terrestres, en ecosistemas marinos.

El premio Earthshot

Los premios Earthshot son el resultado de dos años de trabajo del príncipe Guillermo y The Royal Foundation of the Duke and Duchess of Cambridge para desarrollar un proyecto que respalde el esfuerzo global de proteger y restaurar el medio ambiente, además de identificar soluciones probadas a los mayores problemas ambientales a los que se enfrenta el planeta.

Sobre estos premios, el príncipe Guillermo dijo en su sitio web que “el plan es realmente galvanizar y reunir las mejores mentes, las mejores soluciones posibles, para determinar y abordar algunos de los mayores retos medioambientales del mundo. Tenemos que aprovechar nuestro ingenio y nuestra capacidad de inventar. Los próximos diez años son una década crítica para el cambio. El tiempo es esencial, por lo que creemos que este premio mundial tan ambicioso es la única manera de avanzar”.

La ministra de Ambiente y Energía, Andrea Meza Murillo, explicó que las Áreas Silvestres Protegidas se han convertido en un motor de desarrollo económico en los territorios y en uno de los principales atractivos turísticos de nuestro país, por lo que debemos hacer mayores esfuerzos para lograr la sostenibilidad financiera de estas ASP, tanto en tierra como en mar.

Postulación

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) postuló a Costa Rica para el premio en la categoría de proteger y restaurar la naturaleza.

Costa Rica tiene 10 tipos de categorías de zonas de conservación, desde la creación de la primera en 1963, cuando el cuido se centró en proteger riquezas naturales en áreas rurales. Los esfuerzos de conservación de Costa Rica lograron detener, en la década de 1980, la deforestación prevalente en el país en décadas previas y empezó un proceso de recuperación hasta llegar a una cobertura forestal que alcanza el 52,4% del territorio al 2020.

El programa de Pago de Servicios Ambientales a comunidades y propietarios de fincas, iniciado en 1997, consiste en un reconocimiento financiero que da el estado a través de FONAFIFO a propietarios o poseedores de bosque y plantaciones forestales “por los servicios ambientales que éstos proveen y que inciden directamente en la protección y mejoramiento del medio ambiente”.

En cuanto a la conservación de ecosistemas terrestres y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, Costa Rica ha logrado avances significativos en muchos puntos, en particular en la consolidación de la gestión del Sistema Nacional de Áreas Protegidas, lo cual es considerado un logro por los aportes que las ASP dan a la conservación de la biodiversidad y a los servicios ecosistémicos que ellos proveen y los aportes que brindan a las comunidades vecinas.