Por mandato constitucional, les corresponde brindar a la población servicios de salud de calidad señala el Consejo Universitario de la U de Costa Rica y los emplaza tomar medidas para garantizar la continuidad de los servicios y el empleo de los 400 funcionarios que quedarían cesantes de continuar el proceso de privatización de estos centros de salud.

El paro laboral cumplió este lunes una semana en los Ebais de Montes de Oca, Curridabat y La Unión.

Las autoridades universitarias informaron de la contratación de médicos y enfermeras para brindar atención básica en varios de los Ebais a su cargo, mientras gestiona una salida a la crisis que se ha generado por la protesta de los 400 funcionarios que quedarían sin trabajo si se concreta el traspaso de los Ebais a una empresa privada, que adelantó, que no contratará al personal, por lo menos en las mismas condiciones actuales.

Es una responsabilidad directa de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) brindar a la población los servicios de salud y del Gobierno, como autoridad nacional, ser garante de que se cumplan la Constitución y las leyes.

El Consejo de la UCR denunció a la jerarquía de la Caja por fomentar “la mercantilización de los servicios de salud”.

“La adjudicación de los Ebais a una institución privada evidencia el ánimo de mercantilización de los servicios de salud”, contrario al artículo 73 de la Constitución Política, que establece que la administración y el gobierno de los seguros sociales estarán a cargo de  la CCSS y no podrán ser transferidos ni empleados con finalidades distintas a las que motivaron su creación, señala el CU.

Los universitarios recordaron a los jerarcas que en Costa Rica la “salud es un derecho fundamental de todo ser humano y un bien público; por lo tanto, el acceso a servicios de salud de calidad para la población costarricense debe ser garantizado por el Estado”.

Asimismo, expresaron su profunda preocupación por las condiciones laborales del personal de los Ebais que se encuentra actualmente en paro, e hicieron un llamado “vehemente a las autoridades de Gobierno para que intervengan a fin de garantizar la recontratación de estas personas por parte de instituciones especializadas en la seguridad social, o formular planes que permitan paliar su situación antes del finiquito del contrato UCR-CCSS”.

La Caja no quiso un acuerdo

En febrero de 2014, la UCR se retirará de la administración de los 45 Ebais de los cantones de Curridabat, Montes de Oca y La Unión después de varios intentos fracasados por llegar a acuerdos con la jerarquía de la Caja sobre el modelo de atención de la salud a través del Seguro Social y los costos.

“La UCR ha mostrado siempre su disposición a mantener y consolidar los Ebáis, como lo evidencian las distintas prórrogas del contrato, a pesar del desbalance económico para la Institución” que esto le causó, puntualiza el CU.

“Sin embargo, en vista de que ambas instituciones no han podido conciliar posiciones respecto del modelo de atención en salud que requieren las comunidades, la Universidad se vio imposibilitada a continuar administrando el Programa y por ello tomó la decisión, desde marzo de este año, de no renovar el contrato y trasladar a la Caja la administración de los 45 Ebáis, a partir de febrero de 2014”agrega.

En concordancia con su alta misión como universidad pública la UCR, a lo largo de los 15 años de administración de los Ebáis, se demostró que el modelo de atención integral fue muy exitoso “como lo evidencian las opiniones positivas de las comunidades que se han visto beneficiadas”.

“Este modelo, agrega el Consejo, es producto de una articulación entre la atención integral, la participación ciudadana y más de 500 proyectos de docencia, investigación y acción social que, al 2012, involucraron a alrededor de 4.000 estudiantes de diversas carreras universitarias”.

Fue la jerarquía de la Caja la que varió su posición respecto del modelo de atención en los Ebáis propuesto por la Universidad y no quiso reconocer los costos reales del Programa PAIS, de acuerdo a la calidad de los servicios que la Universidad ha brindado.

Los universitarios emplazaron al Gobierno y a la Caja “en su deber de dar continuidad a los servicios de salud de calidad que requieren las comunidades de Curridabat, Montes de Oca y La Unión, como un derecho consagrado en la Constitución Política, cuyo cumplimiento está encargado a la CCSS y no a entidades privadas con fines de lucro”.           

El Consejo Universitario llamó a estar vigilante para defender el modelo de seguridad social que este país ha construido por más de medio siglo y está seriamente amenazado en la actualidad.