Esta ceremonia tuvo lugar en el Auditorio Clodomiro Picado de la Universidad Nacional-Campus Omar Dengo-Heredia y contó con la participación del Viceministro de Cultura Don Max Valverde Soto en representación del Presidente de la República, el señor Presidente del Consejo Universitario, Lic. Juan Segura Torres, el Decano del Centro Investigación Docencia y Expresión Artística (CIDEA) Arq. Manuel Morales Pérez, el Rector de la Universidad Nacional, Dr. Alberto Salom Echeverría, asimismo, las señoras y señores miembros del Consejo Universitario y del Consejo de Rectoría, académicos, académicas, estudiantes y amigos de don Julio quienes nos honraron con su presencia.

La apertura de la sesión solemne estuvo a cargo del Presidente del Consejo Universitario, Lic. Juan Segura Torres. Seguidamente, se contó con la proyección del video sobre la vida y obra de Don Julio Escámez, pintor, muralista y grabador chileno que entre sus formaciones académicas tuvo la oportunidad de realizarlas en Italia, Alemania, Austria, la antigua Unión Soviética entre otros. En este audiovisual producido por la Oficina de Comunicación UNA, se aprecia su visión totalizadora de acontecer humano dentro de sus obras. Además, Don Julio expresa que para él el arte es una forma de conocimiento, un momento de clarividencia, una gestación que nace de una idea elemental o simple.

El video narra que en 1973, ocurre el golpe militar en Chile, dando como consecuencia un terrible genocidio, por lo cual el mensaje de las obras de Don Julio se vuelve más humanizador y se toma en cuenta la corriente del realismo con un marcado contenido social, por ejemplo, la crisis espiritual a causa de los avances tecnológicos y demás temas que interiorizan en los conflictos del hombre moderno. Su legado artístico llega a Costa Rica en 1974, cuando es exiliado y ejerce como docente en la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad Nacional, actualmente la Escuela de Arte y Comunicación Social.

Posteriormente, el Presidente del Consejo Universitario da la lectura del acuerdo de éste órgano para otorgarle el doctorado al maestro Escámez. En este se destaca la larga trayectoria docente tanto en la Academia Vespertina de Concepción, el Instituto de Arte de la Universidad de Concepción-Chile, así como en la incorporación dentro UNA a partir de 1974, convirtiéndose en catedrático de la misma.

Durante el acto se destacó que desde su llegada al país el señor Escámez ha contribuido activamente al arte y cultura costarricense. Inclusive, internacionalmente cuenta con una trayectoria que le ha permitido exponer sus trabajos en países como: Rusia, China, Japón, India, Costa Rica, Chile, Estados Unidos, Perú, México, Argentina, entre otros y ser ilustrador de libros de varios escritores, por ejemplo el poeta Pablo Neruda.

Por lo anterior y su amplia trayectoria dentro de su carrera artística, se le concede el Doctorado Honoris Causa, que es la máxima distinción que otorga la Universidad Nacional. Esta distinción fue entregada al maestro Julio Escámez de parte del señor Rector Dr. Alberto Salom y demás autoridades de la mesa principal.

El Decano del CIDEA, Arq. Manuel Morales Pérez brindó un mensaje en el cual rescata la vida de Don Julio y su entrega al arte, con talento, disciplina y gran sensibilidad social y lo define como un artista multidimensional, con una enorme curiosidad creativa.

En su discurso el Dr. Salom resaltó que, en el caso de Don Julio, el compromiso con la humanidad es especialmente fuerte con esa parte doliente y vulnerable de la humanidad que más lo necesita. Tal vez, sin proponérselo. Al respecto el Rector expresó:

Julio y su obra encarnan singularmente el visionario lema de “Universidad Necesaria”. Porque es Julio un hombre de saber universal y su inagotable obra alumbra el camino de los más necesitados de la tierra. De manera que hoy, al entregarle al artista Julio Escámez nuestro máximo galardón, siento yo que lo hacemos a su persona, pero también a toda aquella amplia gama de hombres y mujeres académicos de Chile, que después del aciago 11 de setiembre de 1973, algunos por unos años, pero otros como Julio Escámez, para toda la vida, vinieron a integrarse con los académicos costarricenses… La UNA decidió ofrendar el suyo, poniendo la cimiente de una simbiosis entre dos comunidades de académicos, entre dos pueblos, dos culturas, que de esa manera sellaron una relación de hermandad para siempre. Julio Escámez Carrasco es entonces un hijo predilecto de aquella hermandad.

El acto contó con la oportuna participación de la Escuela de Música-UNA por medio de la Soprano Elsa Lisette Castro y Josuè Ramìrez en el piano.

El Doctor Honoris Causa, Julio Escàmez en su alocución manifestó: “Hay que decir que los elogios de ustedes, sé que lo han dicho con sinceridad, pero ya no caben dentro de mí, no sé cómo volverlos a incorporar a mi alma, porque excede mi capacidad de agradecimiento y también la estupenda interpretación musical, que se reafirma lo que se ha dicho de la música, de que la música conduce los senderos secretos del alma y del alma les doy a todos ustedes fraternos amigos y compatriotas, gracias muchas gracias”

Esta ceremonia fue de gran significado para la Universidad al entregarle el máximo título honorifico de la UNA al artista Escàmez y un motivo más alegría por la celebración de la fecha de nacimiento del homenajeado, que trajo consigo una emotiva celebración y orgullo.

Ver transmisión completa de entrega del Doctorado en el enlace:

www.videoconferenicias.una.ac.cr en las pestañas de Videos en Vivo.

Ver video en:

https://www.facebook.com/salom.alberto/?ref=hl